X Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín


CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR.

Belén Balenciaga Erro

“Eraso sexistarik gabeko jaien alde”, apaga la radio, cómo le gustaría no tener que oírlo. “No es no”, a cada momento, ¿esa es la consigna que tenía que escucharse en nuestras fiestas? “Viva San Fermín”, sonríe; sonríe mientras recoge el pantalón blanco, bueno ayer sí, hoy ya no, la camiseta ¿dónde la dejó? Le duele la cabeza, ah sí, asoma debajo de la cama, rota, recuerda un tirón en el chupinazo. “No es no”, no se enteran; “viva San Fermín”, vuelve a sonreír. Echa la ropa a lavar, la amatxo me la dejará impecable, pero hoy no que tiene comida con la cuadrilla; busca la camiseta la que compró ayer, la que lleva impreso: “por unas fiestas libres de agresiones sexistas”, cómo le gustaría no tener que ponérsela; va a la Procesión le encantaría ir de blanco impoluto pero hoy no toca; Viva San Fermín, esta vez ríe, sí no nos van a fastidiar la fiesta. Pone un wassap a las amigas: quedamos a las nueve en la plaza del Consejo, llevad la camiseta. Van llegando a cuentas gotas: viva San Fermín, viva San Fermín, viva San Fermín… Mañana se vestirán otras letras. 

BI,HIRU,LAU….SEGUNDO

Garbiñe Zabala Zabaleta

Bi, hiru,lau…segundo…Denbora gelditu egin zen, gure begiek elkarrekin topo egin zutenean. Begi beltz, disdiratsu horiek, inolako lotasarik gabe, harrotasunez begiratu zidaten,txikia, hutsaren hurrengoa sentiarazi ninduzun arte Jendez inguratuta egon arren, biok bakarrik geundela ematen zuen, gure unibertsoan elkarren begietatik zintzilik. Ez nuen askatu nahi,are gehiago bion arteko tarte txikia bete, eta zure begien sakonean murgildu nahi nuen.Behingoan, nire desioen berri izango bazenu bezala,begirada zorrotzak goxotasun kolorea hartu eta zure arima erakutsi zenidan. Begi beltzen atzean ikusi nuenak sorgindu egin ninduen, hainbeste sentimendu, hainbeste jakinduria begirada soil batean.Indartsu egoteak ematen duen ausardia,bukaera hurbil ikusteak dakarren duintasuna, aurrean duzunaren ahuldadeak ematen duen errukia,hori guztia gorroto eta maitasun zipristinez bustia ikusi ahal izan nuen. Eta biok bat egitear geunden une samur horretan,nire borondatearen kontra,beso bihozgabe batzuek unibertso epel horretatik atera ninduten.Berriro ere estafeta kalean nengoen, entzierro jendetsuan, lurrean arrastaka neramaten hezi atzera,zezenengandik urrun, zure begi beltzengandik urrun. Ahal izan nuen moduan altxatu, eta zure begirada bilatu nuen. Zu ere han zeunden, geldirik,lau hankak tinko soruari loturik,niri so eta instant horretan zin egin nizun urtero bueltatuko nintzela zure begi beltzetan murgiltzera. 

LA CRISIS DEL SECTOR

Mikel Arilla álvarez

– No te apures, Caravinagre. Los tiempos cambian. Lo que deberíamos hacer es pensar en cómo innovar, diversificar los ‘vergazos’… Es cuestión de organizar una tormenta de ideas.

Solamente Patata parecía convencido de poder dar la vuelta a la situación. Barbas y Napoleón, apostados en la acera, sucia y pegajosa, apoyaban la barbilla en las manos, cabizbajos, mientras cuatro mozos beodos les incitaban junto a la puerta de la Sociedad Gazteluleku. Coletas pegó una sonora palmada en la espalda de Berrugón y sobresaltó al resto.

– ¡Ya lo tengo, compañeros! ¡Hagámonos youtubers! Contamos nuestras andanzas, ponemos vídeos de persecuciones graciosas… nos conectamos con el público objetivo que estamos perdiendo – exclamó.

Caravinagre hizo honor a su nombre y emitió un gruñido de desaprobación.

– Si precisamente es por los dichosos móviles por lo que se nos están escapando los niños. Da igual que corramos como guepardos detrás de ellos. No es que no tengan miedo… ¡es que les da pereza sentirlo! – dijo.

De repente, una niña de unos siete años, de cara pizpireta y sonrisa amplia, se plantó delante de ellos, sacó un martillo de juguete y lo estampó en la nariz de Caravinagre, dejándole petrificado.

– ¿Un sorbete, chicos? -preguntó resignado Berrugón.