Las extranjeras en San Fermin 5


    Las extranjeras en San Fermin son toda una leyenda. Siempre han dicho que venìan suecas, alemanas, danesas, finlandesas, australianas, estadounidenses, etc.

Lo cierto es que siempre se ha visto alguna pareja, o alguna cuadrilla de guiris con sus chicas. Pero lo cierto es que los autòctonos esperaban, (inocentes ellos), pillar con alguna guiri.

Aparte de que a muchos les sacaban un palmo de altura, no entendìan ni jota de su idioma. Estoy hablando allà por el siglo pasado, los años 80 y 90 que son los que yo aun puedo atestiguar algo. ¿Quièn no ha intentado ligar con una sueca, australiana o yanqui? En un torpe chapurreo de spanglish, ese olorcillo a tinto, y esos ojos de deseo, los pamploneses intentaban conquistar a esas “ninfas” venidas del extranjero.

   La verdad es que hay algunas simpàticas, pero la mayorìa vienen ya con el escudo puesto. La mayorìa de los guiris se concentran ahora en la zona de Navarrerìa viendo como los iluminados, o mas bien apagados, se tiran de la fuente esperando que sus compañeros o colegas les recojan con sus fuertes brazos. Incluso las chicas se tiran, despuès de quitarse la camiseta para animar a las masas, que buscando tocar carne se arremolinan en su caìda.

En San Fermìn te puedes encontrar desde la tìpica guiri traperilla, que vienen con 4 ò 5 eurillos a beber y a bailar, hasta las guiris un poco màs pudientes y mucho mas inaccesibles. Èstas participan en mas actos de la fiesta, van a los toros, al apartado, cenan en restaurantes, etc.

    Pero creo que en estos tiempos que corren el mito de las guiris que venìan supuestamente desinhibidas y un poco “sueltas” creo que ya no se lo cree nadie. A San Fermìn ya vienen las chicas, mujeres o hembras, como se quiera llamarlas, completamente alerta y con el escudo antimisiles. Bastante comprensible por otra parte, porque viene todo tipo de ganado varòn, completamente dispuesto a pillar como sea.

Nuestro deber como anfitriones es atender a esas simpàticas guiris cuando nos pregunten donde esta la Plaza del Castillo, la Estafeta o si hay sitio para dormir. Yo les dirìa que hay un buen sitio en la calle Estafeta para que descansen, jeje.

Pensaba ilustrar mi artìculo con una imagen demostrativa, pero parece que no es posible.Làstima.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

5 thoughts on “Las extranjeras en San Fermin

  • pamplonudo

    El gran bulo de “yo me ligue a una guiri”.Las esperabamos como al mana para resarcir en 9 dias lo que el esto del año era un fracaso amoroso,pero el tiempo nos ha hecho chocar con la dura realidad.Somos torpes ligando(me refiero a los homres navarros)y mas en otro idioma.Ahora nos agarramos a las que vienen del resto del Estado y que suelen ser mas sueltecillas que las autoctonas.

  • Sanferman

    Es verdad. Incluso tenemos pruebas de lo pertrechadas que vienen las guiris. Yo todavía siento un escalofrío cada vez que accedo al tendido, esperando que en cualquier momento se produzca un silbidillo delante de mis narices que se convierta en orificio de entrada entre ceja y ceja. No se me va de la cabeza el temido Richard Held, “weapon agent” del F.B.I., padre de Lindsay. No quiero fardar, Lindsay es un mito más, pero su padre no lo sé…

  • triunfo

    Siempre hay ganadores y perdedores. Con un poco de inglés o francés y un poco de suerte.. a triunfar.
    Sanferman ojo con las camionetas con cristales tintados…..