La Plaza de la República


No me lo puedo imaginar. En una Pamplona de principios del S.XX, quizás críos a la carrera por las calles gritando que el Rey se marcha, gente que lo oye desde la cocina, a través de ventanas y balcones. Quizás hasta hacía buen tiempo, como hoy. Gritos en los patios de luces. El Rey no se larga todos los días. Desde el 14 de abril hasta el 6 de julio de aquel 1931 tuvo que cocerse mucho jaleo político, pero con el día del Txupinazo decidieron aplicar un fiesta bai, política ez y al ajo. Eso sí, hicieron un hueco en la agenda para colgar el cartel de “Plaza de la República” en el salón de estar de Pamplona.

Lo cuentan todo AQUÍ.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *