IX Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín


FEMINEN IHESA

Agurtzane Iturri Mendieta

SanFerminak hasteko prest zeuden. Kaletik, kriston jendea zebilen eta denek, zuriz zein zapi gorriarekin jantzita. Itsasok nahiko larri zegoen, bere txakurra Fermin izenekoa, galdu zen. Orain dela, bi egun Itsasok bere lagunekin geratu zen txupinazoa balkotik ikusteko. Berehala, txupinazoa botako zuten eta bere bizitzan osoan, ez ezen inoiz halako festarik galdu.
Bestaldetik, Ferminek beldurra zeukan edozein soinu gogorrei eta beti iskutatzen zen. Beraz, Itsasok premia zuen aukitzeko eta etxera eramateko. Jendearen artean murgil zen eta behindaberriz, bere txakurraren izena esatean, denek Fermin ohiukatzen zuten. Agian pentsatzen zuten, Fermin esatean SanFerminak lehenago hasiko zirela. Dena den, askok kanpotik etortzen ziren eta pixkat ez jakinean zeuden. Dena desastre hutsa zen, nola demontre aurkituko zuen hainbat jendearekin?
Azkenean, gogoratu zuen Ferminek gustoko lekua zuela, hain zuen ere, autobusen geltokian. Hara joan zen, desertua ematen zuen, festak zirela eta handik ez ezen inork ikusten. Autobusesen takilak itxita zeuden, baita gimnasio eta farmatzia ere. Leku bakarra irekita zegoen, kafetegia, baina barruan ematen zuen inork ez zegoela. Hala ere, kafetegiaren sukaldera sartzean, Fermin hantxe zegoen eta norbaitek piperrekiko bizkar ogitartekoa eman zion. Gutxienez, Ferminek pozik zegoen jaten eta gainera, patzadan zegoen. Txakurra hartu eta etxea alboan zuenez, denbora izango zuen txupinazoa ikusteko. Hala ere, presaka ibili beharko zuen.
 

VERANO 94

Eric Bats

Era la hora en que los rebaños van a beber y la luz naciente y amarillenta del amanecer roza los prados. Una resaca de sopor luchaba contra mis agujetas, y el coche estacionado llevaba una hora tambaleándose.
Dentro del coche, estábamos tres compinches ; habíamos encallado allí hacia las cinco de la madrugada.
Al abrir un ojo en mi reloj, me sobresalté : pronto empezaría el encierro. Desperté a mis amigos con la dulzura de un clarín en un dormitorio de soldados. Los olores, que mucho después seguirían impregnando el coche, aquel verano 94, ya eran un motivo suficiente para desembarcar. Nos encallamos, felices, en un bar que olía a churros y café. La noche había sido más breve que una media verónica, pero nos quedaba algo de sangre dentro del alcohol. Lo bastante como para poder aguantar hasta los cohetes que soltarían los toros.
Por desgracia, vi a mis amigos renunciando a correr y me vi dirigiéndome, solo, hacia el fondo de la Estafeta. No sabía si mis piernas serían ágiles, en esa búsqueda ruin de un canguelo mayúsculo. Lo más extraño es que nos preparamos a ello, a los últimos instantes, a la vez como para una competición y una lidia. 

ES TODA SU ILUSIÓN

Ignacio Navarro Otano

Fácil, los primeros por el callejón, luego enfilamos Estafeta y a la mitad paramos. Buf, más vale que hemos merendado bien, cada año pesa más la pancarta. ¿Están ya todos los músicos? Venga, que los txikis ya se han colocado y tenemos al Bullicio detrás esperando. A ver si lo hacemos bien que tenemos que bajar luego por Navarrería y no tenemos que coincidir con el toro de fuego que la liamos, no sería primera vez…Además es sábado y estará la cosa difícil; está hablado, si vamos mal de tiempo, nos saltamos el último, ya iremos mañana, y para la Peña. ¡Ya suena! ¡Arriba con la pancarta y sin parar hasta el primer bar!
-¿Mamá, qué hace el abuelo bailando con la escoba y cantando el himno de la Aldapa en la cocina?
La madre sonríe y suspira.
-Nada hija, que hoy le tocaba recorrido, me lo ha dicho nada más levantarse, lleva todo el día nervioso. Anda, déjale un minutico más, entras, y le dices que ya habéis llegado y que para el próximo, le haces tú el relevo.
La hija asiente mientras coge la mano de su madre, la acaricia, y se une a la canción…”son duros como el hierro…”
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *