IX Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín


EL SENTIDO DE MI VIDA

Alberto Navas Rubio

Multitudes apretándose embriagadas de alegría y de algún que otro licor, empujones, marea de gente que se mueve de un lado para otro, teñidas en un blanco impoluto, casi perfecto, en un ambiente de bullicio que pretende ser contenido, pero es imposible, los nervios son difíciles de calmar cuando emanan del sentimiento.

Me habían hablado de esto, cientos de veces, mucho antes de venir, mucho antes de estar, casi desde antes mismo de ser. Soy afortunado, estoy aquí, en este balcón, en esta ciudad, coronando su plaza, su consistorio.

Veo pañuelos, muchos, antes escondidos, maniatados, que ahora se alzan al viento. La gente suda emociones, bebe la historia, se saben observados, el centro mismo del universo.

Una voz rasga el sonido, y se alza solemne sobre todas las demás:”Pamplonesas. Pamploneses”. La multitud sostiene el grito, se respeta, sin poder llegar a callar, contiene la eclosión, espera, la voz prosigue: “¡Viva San Fermín!”, “Gora San Fermin!”. Y se hace imposible contar más el tiempo, el pueblo congregado clama a su reo, me sujetan de una mano, me prenden, ardo de emoción y me lanzo al firmamento. Son las 12:00 am de un 6 de julio, soy un cohete, …¡¡exploto de felicidad!!.
 

INFORMATIVO GALÁCTICO

María Elena Bethencourt Rodríguez

Como saben nuestros televidentes estoy de viaje informativo en el planeta Tierra.

Ayer aterricé la nave en lo que desde el espacio parecía un campo de flores blancas y rojas. Al acercarme me dí cuenta de que eran terrícolas vivos. Me metí en la multitud y me cayó de todo mientras me arrastraban hacia una plaza. A las 12 se pusieron un pañuelo rojo al cuello. Sin duda algún rito religioso.

Hoy he empezado la mañana corriendo delante de un enemigo negro o un dios, no sé. Sentí miedo y euforia.
Cada noche alumbran el cielo con miles de luces de colores que explotan; es el único momento en que los terrícolas parecen quedarse quietos. Normalmente mueven el cuerpo y beben un líquido rojo.

Estoy traduciendo a nuestro idioma todo lo que oigo, no sé si tendrá algún sentido: “A Pamplona hemos de ir con una media y un calcetín”. Otras no tienen traducción: Riau, riau, riau.

Mi navegador dice que me encuentro en una zona llamada España, Pamplona, fecha local: 7 de julio de 2017. Estos terrícolas hacen cosas muy raras, pero nunca me lo había pasado tan bien en ningún planeta. Me uno a la fiesta: ¡Gora San Fermín”. Seguiremos informando.
 

EL CARTEL

Mercè Peña Labadía

Siempre la misma canción : “ uno de enero, dos de febrero, tres de marzo , cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín. A Pamplona hemos de ir”………………y mucho tararear pero a la hora de venir pocas van. Eso es lo que pensaba Sara una de las funcionarias de la Biblioteca de Navarra.
– Ya está voy a crear un concurso de carteles , para promocionar y promover nuestra fiesta. Pero tendré que hablar con el Consistorio para determinar las bases del concurso y el premio.
Con decisión como siempre, entró en el despacho del nuevo Alcalde cerró la puerta y dijo:
– Si estás pensado en San Fermín, olvídalo , este año se encarga la Biblioteca Municipal, es decir yo. Ya puedes crear las bases para concurso abierto de carteles del año que viene . Eso sí, todos los participantes finalistas tendrán que asistir al chupinazo de este . Otra cosa todas las parejas de novios que se casen el 07 de julio de 2017 y lo acrediten les regalaremos un fin de semana en nuestra tierra.
– Eres incorregible, si no fuera porque eres una gran entusiasta no te haría ni caso – dijo el alcalde resignado.