Katixa Castellano


Todo listo

Fascinante fue, más que la visita en sí, que pudiéramos dar esquinazo al grupo de unos veinticinco jubilados italianos que nos precedían. De esta forma la guía nos deleitó con una visita guiada adaptada para fauna autóctona. “No tengo que explicarles el Encierro, ¿verdad?”. Lo mejor fueron, por tanto, las anécdotas y curiosidades con las que regó la visita: ese pastor que usó a su perro bardenero para conseguir llevar al último toro hasta el corral, ese guiri despistado que se toma en serio lo de correr y entra hasta la cocina (foto 2) con los toros (hubiese dado cualquier cosa por ver su cara al verse ahí metido con 6 Jandillas) o de cómo tienen que traer toneladas de arena de Miranda de Ebro porque esto es Mordor y debe drenar el agua de lluvia. Arenita de playa aquí, la justa. El arranque de la visita cuenta con un vídeo de tintes comerciales proyectado a tres paredes sobre el callejón mismo que resulta efectista cuando acaba, se abre lentamente la puerta y el sol del ruedo invade el callejón. De todos los vídeos me quedo con el de los animales en la dehesa, probablemente realizado con drones y sugiero a la Casa de Misericordia tengan ídem con las guías y les permitan al menos quitarse la chaqueta cuando aprieten más de 30 grados en Pamplona. Por lo demás, está todo listo. Hasta los geranios.

 


Concursando, que es gerundio 1

Foto: Fernando Lezaun “Mirando II”, finalista del I Concurso Fotográfico Internacional San Fermín.

Que los Sanfermines dan para mucho es notorio y redundante pero una de sus vertientes colaterales quizás no sea tan conocida: los concursos. Estos eventos crecen como perretxikos alrededor de la fiesta. La temporada de concursos comienza con el del cartel de fiestas que organiza el Ayuntamiento de Pamplona y el del cartel de la Feria del Toro, ambos fallados ya este año. A partir de ahí destacan los de fotografía por razones obvias (tanta flora y fauna autóctona y exterior dan para mucho en el ámbito visual), pero también tenemos otras muchas modalidades. Repasemos algunas:

Concurso Fotográfico Internacional “San Fermín”. 

El año pasado celebró su tercera edición y es probablemente el más conocido. Las bases de 2016 pueden consultarse aquí y todavía no han salido las de 2017. Está abierto a prácticamente todo el planeta (mayores de 18 años, único requisito) y aceptan fotos de las fiestas del año en curso únicamente. Entrega online.

Concurso Fotográfico San Fermín de Diario de Navarra.

Tiene una interesante categoría de voto popular, la presentación también es online y todavía no se ha convocado la edición de este año. Se accede desde la web del periódico.

Premio Internacional de Fotografía Taurina 2017

Convoca el Nuevo Casino Principal y ya están disponibles las bases, así que ya se puede ir afilando la cámara y comprando abono.

Concurso Internacional de Fotografía de San Fermín en Instagram

Organizan @igerspamplona e @igersnavarra  y este año tocaría la cuarta edición. Para conocer detalles (las bases, los hashtags y toda la parafernalia “instagramer”) aconsejo seguir esas cuentas en IG.

Concurso infantil de carteles de San Fermín del Corte Inglés 

Para que vayan calentando en la banda antes de presentarse al “gordo”. Dirigido a infantería ligera de hasta 15 años, el año pasado iban por su undécima edición. Todavía no han salido las bases de este año y se accede por la web de la empresa.

Concurso Internacional de Fuegos Artificiales de San Fermín. 

A mí este me encanta porque en esta ciudad todos somos expertos en fuegos artificiales del 6 al 14 de julio, luego el resto del año nos molestan hasta los portazos y no encendemos ni una bengala, pero eso no importa. Este concurso va con el siglo y este año cumplirá diecisiete veranos, más info aquí.

Concurso de recortadores y concurso de anillas.

Otros clásicos de Sanfermines, suelen celebrarse a mediados de las fiestas y quien no se entere de su convocatoria es porque no se arrima a medio kilómetro de la plaza. Para los más interesados, se pueden ver en You Tube los vídeos de ediciones anteriores.

Y voy a dejarlo aquí porque también hay concurso de diseño de camiseta de San Fermín de Itaroa, concurso de txarangas, concurso de escaparates y concursos gastronómicos varios. Por último, recomiendo vivamente la participación en el certamen literario sanferminero con más solera: ESTE.

 


La Plaza de la República

No me lo puedo imaginar. En una Pamplona de principios del S.XX, quizás críos a la carrera por las calles gritando que el Rey se marcha, gente que lo oye desde la cocina, a través de ventanas y balcones. Quizás hasta hacía buen tiempo, como hoy. Gritos en los patios de luces. El Rey no se larga todos los días. Desde el 14 de abril hasta el 6 de julio de aquel 1931 tuvo que cocerse mucho jaleo político, pero con el día del Txupinazo decidieron aplicar un fiesta bai, política ez y al ajo. Eso sí, hicieron un hueco en la agenda para colgar el cartel de “Plaza de la República” en el salón de estar de Pamplona.

Lo cuentan todo AQUÍ.


El lado tenebroso de la fiesta

Hoy toca aparcar la versión Disney. Aunque los lugareños intuyan o lean en los diarios el día 15 de julio el número de detenciones, intervenciones, traslados, robos, agresiones, heridos, violaciones o abusos no se me ocurre cómo contrarrestar cosas como ésta, -dediquemos un minuto de silencio al logo de la empresa- con “ofrecemos cerveza y sangría “ilimitada” por sólo 10€ al día” (esta oferta es para 2017, todo actualizado), el inquietante “Meet hundreds of new open-minded international friends” o el explícito “day and night you can drink, and dance and smooch –morrearse– in the Spanish streets“. Yo sólo veo cierta conexión y a un familiar que trabaja en los servicios de emergencias desde hace años, persona sanferminera hasta la médula, cómo me decía el otro día: “no, si yo cuando salgo, disfruto y me lo paso bien, pero trabajar esos días es como vivir en el lado oscuro de fiesta. Una pasada.”


Traslado por obras

La foto es del pasado día 10 y el autor es José Luis Ollo, una de esas personas que parece estar en los momentos adecuados en los sitios oportunos y luego nos lo cuenta con sus fotografías. La colgaba con esta explicación: “La figura de San Fermín es trasladada a una ubicación provisional durante las obras de remodelación de su capilla, en la iglesia de San Lorenzo”. 

La web de José Luis es esta (a mí me maravilla especialmente la galería sanferminera) y podéis seguir su rastro en blanco y negro por Instagram: https://www.instagram.com/joseluisollo/