José Luis Allo - Poeta


Fronteras

desde siempre me he preguntado qué son y para qué sirven las fronteras en un universo único y siendo el hombre universal cuando los que viajan al espacio y miran lo que dejan atrás todo lo que pueden observar es una unidad un todo que gira en otro todo más extenso y también sin igual reconocido kilómetros más cercanos los que viajan en aviones y están a treinta y tres mil metros de altitud ningún revisor ni guardia de seguridad les pide que se identifiquen sobrevuelan mares y tierras sin distinción de límites ni encorsetamientos artificiales cuando están en lugares destacados de utopías que antes otros tuvieron si ningún velo oculta tu libre pensamiento descubrirás la igualdad de los que fueron con los que somos y cuando escuches otros signos por distintos que ellos sean comprobarás que son dichos por gentes como tú así Erasmo de Rotterdam Tomás Moro Maquiavelo y Galileo y antes Aristóteles Platón Sócrates de todos ellos somos nosotros universales y finitos


La avenida de los disponibles

vamos agrandando las ciudades conforme ampliamos nuestra vasta descendencia además de acoger a todos los que tienen a bien quedarse entre nosotros              construimos verticales edificios descoyuntando nuestras cervicales si aspiramos con la mirada a medir la desproporcionada altura a la vez que  su discutido espacio entre las nubes                              se hacen necesarios servicios nuevos       también despachos de todo tipo             todos queremos poner nuestro negocio para hacernos ricos sin pérdida de tiempo    hasta que un buen día  alguien                                a quien nunca conoceremos      decide terminar con el chollo cíclico de los aspirantes a ricos                    con mucha más más rapidez que sus luces de neón en  nuestra ingenua pituitaria           apagan su fulgor dejando paso a los múltiples letreros donde especifican que ese lugar queda disponible            como los solteros de toda la vida


Junio

Es llegada la hora de abrir arcones armarios y cajones para orear las palabras que cumplen esta feliz peripecia blancas rojas y los variados complementos que perfeccionan tan universal uniforme bien lavados y planchados han pacientemente esperado la lffrrlegada del feliz acaecimiento gestación anual que verá la luz tan plural criatura al estallar entre la juvenil algarabía la razón que justifica las cabales horas de fiesta y festejos hombres y mujeres de variada procedencia conformarán el mosaico de lenguas y lenguajes poblando nuestra hermética ciudad de voces siempre iguales y nunca reconocibles la llamada de la carne y el deseo surtirán de feromonas la sangre que nutre y calma nuestra singular prosopopeya


Mayo 2016

don Miguel hizo mortal al personaje principal de su obra más insigne dejando huérfano a su ilustre servidor dando fin a sus mejores aventuras a partir de aquel momento se lamentan impresas las palabras en los papeles y así el más brillante escudero de los libros de caballerías vaga ahora en la imaginación de todos aquellos que siguen buscando la continuidad de los héroes fundidos en el tiempo nada te procuró la gobernación de la ínsula más nombrada y con tu Sancha seguiste malviviendo sin jornal fijo ni seguridad social quizá nuestro personaje menos luminoso nunca se preguntó por su papel en tan magna obra él se marchó como castellano viejo y tú con tus lastimosos lamentos sigues condenado a vivir su última jornada


abril 2016

dos mil dieciséis me pregunto si él fue consciente de que su magna obra soportaría la inclemencia de los hombres durante cuatro siglos ser enjuto de múltiples peripecias con distinto sino próximos a celebrar tu cuarta y centenaria onomástica bajo la inabarcable sombra de tu genial hidalgo también de su más servil escudero qué sería de nosotros sin sus mágicas desventuras sin sus sarcásticas ironías y sin sus sueños más virtuosos dónde las quimeras más ardientes para con su ideada enamorada dónde nuestros pasos darían fin a su triste deambular alejados del rústico devenir de aquellos varados molinos sin ningún viento a favor de tu afán querido mío serán muchos más los años y seguirán los que lleguen celebrando tu fervor y tu locura por este insignificante y anónimo batallar