Visitantes


Historia de un secuestro. (VIII).La reunión final.

Sipnosis: Chapete, el Huracán de Bacalar, está secuestrado. Su futuro Suegro, Chapote Clim, mafioso mexicano y padre de su prometida Carlota, ha pagado ya el rescate al Famoso Pimienta. Qué pasará y cómo terminara esta truculenta historia, en las siguientes líneas.

10 de Julio 17:00 PM
32º a la sombra.
Patio de caballos de la Plaza de Toros.
Jaleo

El hormigueo propio de las grandes tardes de toros impregna el ambiente. De repente, los decibelios aumentan por doquier. Un tumulto entra por la puerta. Dentro del enjambre de fotógrafos, hace acto de presencia Chapete, El Huracán de Bacalar. Visiblemente desmejorado y con grandes ojeras, mirada un tanto perdida, se cobijan en el chalet de Mariano, el guarda de la Meca y responsable del coso pamplonés.

Junto a él va su mozo de espadas, su mujer y su cuñado el millonario Pepote Clim. Al cerrar la puerta, el maestro Chapete casi se desmaya al ver al fondo de la estancia, tras un inmenso habano, al Famoso Pimienta, escoltado por tiburón y Papytu. Reunión de alto voltaje.

El silencio de la estancia y su frescura, milagros del aire acondicionado, contrastan con los gritos de fuera. En la mesa que preside la estancia hay una botella de tequila, una caja de habanos, otra de marfil repleta de oro blanco y un millón de dólares en fajos de a cien. Como para encerrarse una temporadita. Es Pepote Clim el que toma las riendas de la conversación. Alcanzando varios fajos de estos, se los tira a Papytu y Tiburón.

-Bueno, con esto ya están ustedes saldados. Aire y no quiero volver a verles. Vayan a comprar un par de entradas. No se que me da que hoy va a ver faena.

La pareja, sin hacer más ruido que la puerta al cerrarse, desaparece. Ya quedan tan solo cuatro. Perfecto para un mus.

-Bueno bueno Chapete, como ves, no te ha salido bien el plan para pelarme pendejo.

Encendiendo el habano con parsimonia, prosigue

-¿O tendría que platicar en plural, Carlotta? Que me intente chingar este menso pase, pero tú, hija mía, con todo lo que te he dado, cómo te atreves.

Con una mirada desafiante, su hija abraza a su prometido:

-Sé que no lo aprobabas padre. Era la única manera de obtener dinero y desaparecer para disfrutar de nuestro amor.

-¿Amor?- las venas de Chapote luchaban por intentar romper la camisa para así llevar sangre a su cabeza, roja de la ira.

El Famoso Pimienta, como leyendo los pensamientos del Patrón, se dirigió a la pareja separándolos a ambos. Con una mano empujó a Carlotta hacia Pepote. Con la otra, lanzó un directo al estómago de Chapete, obligándolo a simular una culebra en el suelo.

-¿Qué te pasa manito? Supongo que serán los nervios propios de antes de la corrida. Debería matarte aquí mismito. Por listo y vicioso. Lo de los videos haciendo el trenecito del amor supongo que fueron cosa tuya.

Otra vez el famoso Pimienta propone un punterazo en la entrepierna de Chapete, que pasa a hacer una perfecta imitación de la alfombra humana.

-Para que veas que soy misericordioso y no te guardo rencor, te voy a dejar que torees hoy con una condición. Si no empiezas la faena a Porta gayola y sin capote, me veré obligado a quemar en ácido a toda tu familia en Bacalar. Mira, que bien salen por el celular.

Chapete alcanza a ver el celular del Famoso Pimienta. En él puede ver a toda su familia amordazada junto a unos barriles de los que sale humo. La visión le provoca un vómito verdoso.

-Vámonos, no quiero ver mas a este manito.

Los tres se fueron de la estancia, dejándolo al maestro sumido en el más profundo de los abismos .Se quería morir. Su plan había ido demasiado lejos y no había marcha atrás.

Media hora mas tarde, en los medios y ante una atronadora ovación de la gente. Chapete, El Huracán de Bacalar brindaba con una emoción que llegó a los tendidos. Su cara hierática, blanca y ojerosa recordaba a la de Manolete. Dirigiéndose a barrera, lanzó la montera a su prometida. Ésta no hacía más que llorar. A su lado, Chapote Clim y el famoso Pimienta se prodigaban entre aplausos y sonrisas dignas del gato de Chesire.

-Para ti Carlotta, siempre te he querido y jamás te olvidaré.

Con andar torero, despacito, con liturgia se fue hasta la puerta de toriles. Encima de ella, un cartel rezaba: Listón, 648 Kg., Miura.

Con furia y ante el asombro de los espectadores, tiró la muleta bien lejos, quedándose tan solo con la espada. Mirando al cielo, se santiguó y dando la orden al monosabio para que abriera la puerta de los sustos, se puso como si fuera a entrar a matar.

Y así era. El griterío en la plaza al salir el toro estuvo lleno de histeria y horror. El choque era inminente. Nadie se lo creía. Fue como ver un mirlo blanco, escribieron los noticiarios de aquel día.

THE END


Historia de un secuestro.(VI) El Famoso Pimienta.

Sinopsis: Chapete, el Huracán de Bacalar, está secuestrado. Su futuro Suegro, Pepote Clim, mafioso mexicano y padre de su prometida Carlota, inicia una búsqueda en medio de los Sanfermines. Tras contratar al famoso Papytu, empieza la búsqueda, acompañado del temible Tiburón, lugarteniente de Pepote. De repente, el Famoso Pimienta aparece

9 de Julio 09:25 AM
Hotel Sancho Ramirez.
Suite 701.

Una rosca de churros de la Mañueta preside la mesa. El olor es inconfundible.

Es un momento peculiar, ya que han visto la enésima repetición del encierro. Esa que no pillan a nadie.

En esta mesa, peculiar, sí.

En un lado, Pepote Slim y Carlotta. Serios.

En el otro lado, amordazados, Papytu y Tiburón. Los han cazado como conejos. Vaya par de inútiles, piensa Don Pepote Slim.

Acompañando a los churros, hay cositas varias. Tequila, habanos, y una caja de marfil llena de esperanza blanca, muy valorada por alguno de los presentes.

El humo del Cohíba se hace anunciar antes que su presencia. Silencio en la estancia. Es el Famoso Pimienta. Además, no está para bromas.

-Sé dónde está Chapete,- inhalada de humo- También sé lo que está haciendo.

Murmullo en la suite. Algún vaso quebrado. Es el de Pepote. Nervioso.

Humo, más humo, quitando el peso de la vida.

-Mi hija, vete a tu cuarto.

Carlotta, solícita, se levanta. Su rostro ha perdido el esplendor con el que vino a Pamplona, deviniendo en unos ojos acuosos subrayados por unas tremendas ojeras. Esto es lo que le rompe el corazón al mafioso mexicano y hace asomar el colmillo al Famoso Pimienta.

Después de la ausencia, la verdad. Si se puede decir así. Es su verdad .La del Famoso Pimienta.

Les muestra el nuevo video. Es un trenecito de gentes de todo pelaje en pelotas. En el medio el huracán de Bacalar, con un antifaz en los ojos para no ver nada. El tercer ojo sí que ve. Da y recibe. Hay alguno que hace de locomotora y hace Chuuuuuu Chuuuuu. Cuando menos peculiar.

-Un millón de dólares., dos botellas de tequila Don Julio blanco y una Caja de Cohíbas número siete .Ese es el precio de su yerno.

La apuesta irrumpe en la suite como un trueno. Estalla.

-No me chinges Pimienta…de esta se acuerda toda su familia.

-No me sea desagradecido Pepote. Si quiere tener a su hija contenta no tiene más que acomodarse. Además, que es para usted un kilo…pura propina.

Un carraspeo como respuesta.

-Y como lo hacemos.

El Famoso Pimienta muestra una sonrisa, aunque quizás tan solo fuera una mueca. Ya los tiene donde quería. No ha sido tan difícil. Cuatro billetes a los Petas, una vigilancia soterrada a Tiburón y Papytu .Lo que se dice coser y cantar.

-Mañana, cuando los Gigantes hagan su salida por el casco viejo. Ya les avisaré dentro del cual se producirá la entrega. Sí, he dicho dentro, donde van los porteadores. Allá donde estén. Por cierto, tengo entendido que a la tarde le toca torear al Huracán, de Bacalar. Si no siguen mis indicaciones, será tan solo brisa…

Pepote Slim no aguanta más e intenta alcanzar la pistola oculta debajo de la mesa.

-No hace falta las armas papito .El famoso Pimienta no las admite.

Una risa, ahora sí, resuena en la suite 701.

(Continuará)


El Duque de los Abruzzos 1

Como ya hemos comentado en otras ocasiones en este blog, los Sanfermines de los años 20 se convirtieron en destino turístico para personalidades procedentes de todo el mundo. Así, aristócratas, artistas y otras celebridades frecuentaron Pamplona durante los felices años 20.

Y, de entre todas estas figuras, destaca la visita de Luis Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzzos, en 1929.

Este noble italiano, hijo de Amadeo I de Saboya, efímero rey de España, nació en Madrid en 1873 y siendo adolescente se enroló en la Reggia Marina italiana, lo que le llevó a recorrer medio mundo en busca de aventuras. Participó en expediciones a Alaska y el Polo Norte, conquistó las cumbres de la cordillera Rwenzori en África y atacó incluso el K2, aventura que acabó en fracaso.

Finalizada la Primera Guerra Mundial, volvió a alejarse de esta Europa marcada por el odio y emigró a Somalia, colonia italiana por aquel entonces, donde fundó un asentamiento, Villaggio Duca degli Abruzzi, en el que trató de aplicar técnicas agrícolas modernas.

Con la visión propia del colonialismo paternalista, el Duque intentó mejorar el rendimiento de las tierras y promover la educación y el desarrollo tanto de la población nativa como de los cientos de colonos llegados desde Italia a Villabruzzi, topónimo con el que se acabó conociendo popularmente la población. El algodón y la caña de azúcar fueron los productos estrella de la explotaciones agroindustriales de este asentamiento colonial, que llegó a aglutinar a dieciséis aldeas y que hoy recibe el nombre de Giohar.

Residencia del Duque en Somalia. Imagen: http://www.150storiaditalia.it/it/approfondimento/viaggi-ed-esplorazioni/

 

A su muerte en 1933, Luis Amadeo de Saboya fue enterrado cerca de su colonia, a orillas del río Uebi. Su esposa somalí, Faduma Ali, fue una de las muchas personas que le lloraron.

De este espíritu libre y de su merecida fama de playboy se hizo eco cierto diario navarro, muy tradicionalista, en su edición del 8 de julio de 1929:

Visita estos días nuestra ciudad SAR Luis Amadeo de Saboya, hijo del usurpador Amadeo, y reconocido explorador y aventurero. Se le ha podido ver por las terrazas de distintos establecimientos de nuestra capital, alternando con otros forasteros, como es el caso de los reporters estadounidenses Ernest Hemingway y John Dos Passos. Les acompañan en todo momento bellas señoritas, extranjeras en su mayoría, cuya conducta licenciosa nada tiene que ver con el comportamiento virtuoso de la mujer navarra, que jamás se dejará dominar por la influencia de los vapores etílicos y las danzas pecaminosas que estos supuestos intelectuales quieren imponer en nuestra gallarda tierra.


Apocalipsis SF 1

Decía mi colega sanferman la semana pasada en este mismo blog que no quería ser apocalíptico.

Qué va, ni un poquico…

Como quiera que aún faltan unos días para dilucidar estas discrepancias donde hay que hacerlo, alrededor de mesa y mantel, aprovecho estas líneas para echar leña al fuego y seguir con el debate.

Afirmaba sanferman que cinco son los pilares de nuestra fiesta, a saber, la religión, el comercio, el toro, el folklore y la indumentaria. Sin negar la importancia de estos elementos, creo que mi querido colega olvida el auténtico pilar, el único, diría yo, que no es otro que el alcohol. Sin este, nada de lo demás tiene sentido.

Aún así, sanfer exponía con su habitual rotundidad que esos cinco pilares están en peligro.

Afirmaba sin rubor que hay ateos que creen en la existencia de San Fermín (sic) y yo le rebato que son más los católicos que no van a misa y más aún los que no entienden a aquellas personas que se empeñan en exigir a un alcalde que vaya a misa. Conviene recordar que nos encontramos ya en un siglo XXI bastante avanzadito.

Respecto a lo comercial, tal vez no se vendan ya demasiados caballos (de todos modos esta ha sido siempre una actividad celebrada en el extrarradio) pero no hay duda de la importancia que tiene la vertiente comercial; así, Pamplona ha desarrollado y potenciado una industria hostelera, sacrificando a un barrio y a su población en beneficio de un lobby poco preocupado por los efectos perniciosos que crean en el ser humano, no solo durante San Fermín, sino sobre todo el resto del año. Si en vez de ocupar y contaminar calles y oídos contaminaran ríos, ya habrían sido desterrados al extrarradio hace años, haciendo compañía a los caballos, curiosamente.

Que lo taurino atrae menos a la juventud es discutible. Hay que ver si la ha atraído en el pasado. Lo que sí salta a la vista es que resulta menos habitual el veinteañero que se saca el abono completo para la Feria del Toro. Con dos o tres días les basta. Y es esta actitud del con dos o tres días suficiente la que sí que está minando el espíritu pamplonés de la fiesta. El nativo está abdicando de los sanfermines. Disfruta de dos o tres días y luego huye, abandonando la ciudad a lo peorcito del hooliganismo peninsular y continental. Pero este es otro tema…

Tampoco creo que el folklore ande en peligro. San Fermín es una fiesta eminentemente floklórica y si ha alcanzado cierta fama internacional ha sido gracias a su pintoresquismo. Y la gente sigue viniendo y a los aborígenes nos siguen gustando jotas, txistus, dantzas, gigantes o encierros.

Y respecto a la indumentaria, es evidente que ese blanco tan bonito sigue triunfando. Hasta los adalides del mal gusto y los colorines horteras se visten de nuevo de blanco en cuanto el último periodista y la última cámara abandonan la Estafeta a las 8:45.

Así pues, pocos motivos veo yo para el alarmismo, y menos para ver oscuras conspiraciones que quieran acabar con nuestras esencias, si es que puede calificarse de esencia cocerse durante nueve días seguidos.

Sobre lo que no me cabe duda es sobre un hecho natural. Vamos envejeciendo, cada vez nos quedan menos sanfermines por disfrutar y nuestra perspectiva cambia. Tal vez no sea la fiesta la que esté cambiando, tal vez sean nuestros cuerpos y nuestras mentes las que varían con el tiempo.

Pero qué queréis que os diga.

Yo cada vez me lo paso mejor.

Sobre todo si tengo a sanferman cerca.

 

 

PD.- Ya que se menciona un libro blanco de los sanfermines, por favor, que sea blanco y rojo.

 

 


Chirigota y Sanfermines 2

Ya hemos hablado alguna vez de la relación entre los Sanfermines y los carnavales (http://www.blogsanfermin.com/sanfermines-carnavaleros-2/). Ahora en época carnavalesca volvemos a esta relación. A continuación veréis un video de una de las chirigotas de Cádiz. Desde allí abajo recuerdan este año los Sanfermines, aunque sea por un motivo tan desagradable como la violación de una chica. En el video veréis la opinión que la chirigota tiene de los cinco violadores (presuntos). Que diferencia de los gaditanos y los cafres que en el Sadar mostraron una pancarta en apoyo de uno de estos malnacidos.