Sanfermines


Malos tiempos

Corren malos tiempos para quienes identifiquen la religiosidad y la tauromaquia con las fiestas de San Fermín. El equipo de gobierno que lidera Bildu en Pamplona está empeñado en desvincular de los actos institucionales los aspectos relacionados con la religiosidad. El alcalde no entra ya ni en la misa de San Fermín ni en la Octava. Y desde el Gobierno de Navarra, la última iniciativa ha sido promover un borrador taurino que desregula las corridas, deja la responsabilidad en manos de la empresa que promueva la lidia y considera innecesario que un concejal presida la corrida. ¿Qué va a ocurrir con el encierro? ¿Cuáles serán las consecuencias? Por cierto, para ninguno de los dos procesos se ha abierto plan alguno de participación pese a que nada tan popular ni participativo como los Sanfermines. Veremos qué ocurre.


El lado tenebroso de la fiesta

Hoy toca aparcar la versión Disney. Aunque los lugareños intuyan o lean en los diarios el día 15 de julio el número de detenciones, intervenciones, traslados, robos, agresiones, heridos, violaciones o abusos no se me ocurre cómo contrarrestar cosas como ésta, -dediquemos un minuto de silencio al logo de la empresa- con “ofrecemos cerveza y sangría “ilimitada” por sólo 10€ al día” (esta oferta es para 2017, todo actualizado), el inquietante “Meet hundreds of new open-minded international friends” o el explícito “day and night you can drink, and dance and smooch –morrearse– in the Spanish streets“. Yo sólo veo cierta conexión y a un familiar que trabaja en los servicios de emergencias desde hace años, persona sanferminera hasta la médula, cómo me decía el otro día: “no, si yo cuando salgo, disfruto y me lo paso bien, pero trabajar esos días es como vivir en el lado oscuro de fiesta. Una pasada.”


PUNKIAK ETA BERE ZUTABEAK – LOS PILARES PUNKIES

Religión: El punk es nuestro dios y Evaristo su profeta. Gatillazo debe tocar todos los años en San Fermín.

Comercio: Libertad para que los camellos puedan realizar su trabajo correctamente y tiendas con accesorios para el botellón.

Toros: Vuelta de los punkies a la plaza cuando termina la corrida. ¡¡¡Meca solución ya!!!

Folklore: Menos folklore y más hard-core. Mayor presencia del punk en charangas, fanfarres y gaiteros. Abolición del reggaeton. Contratación de Evaristo como jotero para la procesión.

Indumentaria: La cresta nunca debe faltar. Se descarta la chupa de cuero con cremalleras blanca y cinturón rojo de pinchos. También se acepta el negro como color festivo.

Alcohol: Kalimotxo debe ser la bebida principal de las fiestas. Siempre deberá ser con vino de botella y en vaso de cubata. Entre tres y cuatro hielos y con rodaja de limón. No al kalimotxo de polvos.

Salud, kalimotxo y anarquía.


El Zulo (V)

Sipnosis: Chapete, el Huracán de Bacalar, está secuestrado. Su futuro Suegro, Chapote Clim, mafioso mexicano y padre de su prometida Carlota, inicia una búsqueda en medio de los Sanfermines. Tras contratar al famoso Papytu, empieza la búsqueda, acompañado del temible Tiburón, lugarteniente de Chapote.

8 de Julio 17:25 AM
Lugar desconocido
21 º, Aire acondicionado.

El atardecer se desliza a través de las persianas, anunciando el final del día. Enjaulado, Chapete, “el huracán de Bacalar” no está conforme. Siempre funcionó a su libre albedrío, sin cadenas ni grilletes. Esta vez, por lo que parece, no va a ser así.

No le tratan mal, es la verdad. Sean quien quieran, no quieren hacerle daño físico .El mental es distinto. Ni capuchas ni palos.

La estancia es cómoda. Un sofá, cuarto de baño, jergón en el suelo y tres comidas diarias. Aire acondicionado incluido .Precavidos con la presa.. Lo que muchos no tienen. Sin embargo, la ausencia de libertad es lo que lamina su ser. Torero que es uno, incomprensible para el Matador.

Y el silencio. Quedo. Le da tiempo para pensar.

Quizás sus planes, boda incorporada, no eran tal. Claro que amaba a su prometida, no así a su suegro. El trueque de libertad por una vida acomodada quizás no fuera lo correcto. Él es torero, muy torero, de los hombres que se toman en broma las visicitudes de la vida. Que la vida iba en serio, se aprende al final.

Un portazo. Alguien importante ha entrado. Revuelo entre los pasillos de la estancia.

La puerta se abre. Una figura emerge.

-Buenas tardes Maestro.
-Las tenga usted- replica Chapete.
-Espero que le estén tratando como se merece.
-Sin duda.

Otra vez el silencio. Poderoso.

-Me imagino que tiene muchas preguntas por hacer. No se me incomode, pero mi saco de respuestas es escaso.

Torero, Chapete no entra al capote. A torear a las Ventas, musita en sus adentros.

-Le dejo formular tres preguntas. Ni una más. Medítelas.

La primero brota sin pensar:

-¿Quién es Usted?

Una risa apareció en el rostro del secuestrador. Pelo moreno, estatua mediana y ojos vivos.

-Si se queda más cómodo, me puede llamar Edison.

-¿El famoso Pimienta?

-El mismo. Veo que mi fama me precede.

-¿Tiene tabaco?

Asintiendo, le acerca una cigarrera. En ella asoma unos Davidoff “Puro D,Oro” Acercándole las cerillas, le confirma.

-Llevas dos, la segunda ha sido la más inteligente. Te queda una.

El humo del tabaco revolotea como hadas grises. No hay nada claro en este sitio.

Una chupada, dos y tres. No hay prisa en este lugar.

-No quiero pedir la tercera- escupiendo sobre el suelo- es de cobardes y yo no lo soy.

Una carcajada emerge en la habitación. Es el Mal sonriendo.

-No me defraudas Chapete. De todos modos, te voy a contestar a tus pensamientos .Estás aquí por Cuñado de Chepote Slim, pecador perpetuo.

Otra vez, segundos resbalando.

-¿Tequila?

Una botella de Don Julio blanco aparece como si nada en la mesa. Dos vasos. A vida o muerte.

(Continuará)


La Pamplonada

Pues ya tenemos otra sinécdoque para la colección de sinécdoques sanfermineras. A la más que manida “correr los sanfermines”, tenemos que añadir la de “La Pamplonada”, utilizada en varios países sudamericanos para hablar del encierro de Pamplona o para denominar sus “encierros” locales, así tenemos ejemplos de Perú o este otro de Ecuador, en el que se dan unas explicaciones un tanto pintorescas del origen de los encierros en Pamplona, ya que nos ilustran que se celebran en honor a San Fermín, tradición que se inició a la muerte de este personaje cuyo deceso fue en una corrida de toros. Curioso cuando menos.