Las barracas


Pises 6

Tengo un conocido que dice que escribe para limpiarse, así que voy a contar una anécdota sanferminera (en plan abuelo cebolleta, por seguir con la tónica de estas colaboraciones) que a mis amigos, que son unos cabrones, les hace mucha gracia recordar, pero que a mí me parece una guarrada, a ver si así le quito toda la costra y acabo por reírme yo también.

Fue uno de esos años que pusieron las barracas políticas al final de la Avenida del Ejército, como ya contamos el mes pasado y, también, queridos niños, qué era eso de las barracas políticas. Para separar éstas de Antoniutti, se colocó una valla que acabó convertida en improvisado y monumental meadero, lo cual explica lo tupido que luce todavía hoy por esas latitudes el hierbín (palabro autóctono que animo a usar, así como pozal o pantaloneta, este último incluso ya sin miedo a ser encausados por la Audiencia Nacional).

Me desvío un poco del tema, porque solo de pensar que tengo que zambullirme en él se me revuelve el estómago. Pero bueno, tapémonos la nariz y vamos allá. El caso es que al final acabaron formándose en ese lugar allá varios riachuelos e incluso un pantano de pis de profundidades abisales, desde el cual subía una voz que te llamaba por tu nombre cada vez que te arrimabas, y yo una vez me arrimé demasiado, algo chispo y con la vejiga a reventar como iba, y resbalé y acabé cayéndome de cabeza dentro como un Alvaro Miranda cualquiera, pero sin chaleco salvavidas. Bueno, igual estoy exagerando un poco, pero todo un costado del pantalón sí que se me empapó, y cuando volví a las barracas políticas, que eran como un muro de gente, comprobé que yo por mi parte me convertía en un martillo neumático, porque todos se apartaban, me abrían paso al tiempo que me miraban como un despojo humano, un leproso, la hez de la sociedad…

Al principio, aquello resultaba muy práctico a la hora de ir a pedir (a mis amigos, que son unos cabrones, les podía más su dipsomanía que la peste que yo propagaba, y me decían “¡Bah, que no es para tanto!”, admirados al ver como las barras se despejaban como si yo fuera Moisés y ante nosotros se abriera un mar rojo de kalimotxo), pero cuando ya uno de los camareros nos preguntó si queríamos un katxi de zotal, yo creo que con un poco de retintín, fue cuando dije “Hasta aquí hemos llegado”, aunque luego todavía fuimos un poco más allá, hasta Jarauta, donde la abuela de uno de los cabrones de mis amigos, que era de las de sanfermines en Salou, tenía un piso en el que solíamos quedarnos a dormir la mona algunos días a cambio de regarle las plantas y no voy a decir con qué, solo apuntaré que el piso era uno de esos del casco viejo divididos en dos partes, con las escaleras de por medio (tienen un nombre, pero no lo recuerdo) y que el baño quedaba al otro lado y no teníamos llave.

Revolviendo en los armarios, encontramos unos pantalones de dantzari de pana, una especie de bombachos que llegaban a media pierna, y fue de ese modo como dejé de ser apestoso-man, y cómo volví a casa, otra vez tratando de abrirme hueco como un topo entre la multitud de Jarauta e intentando no caer esta vez en las sartenes de los puestos de bocatas de txistorra, cuyo aceite hirviendo también me llamaba por mi nombre cada vez que pasaba al lado de uno de ellos, todo eso mientras a mis espaldas se escuchaban las carcajadas de mis amigos, que no sé si os he dicho todavía que son unos cabrones, y a los que ahora lo que les hacía partirse la caja eran las pinticas que yo les llevaba.

Todavía cuando lo cuentan se descojonan vivos (¡Ay, que me meo!, dicen, hurgando en la herida), pero yo, incluso después de haber escrito esto, no le veo la gracia, no consigo poner en limpio ese recuerdo, y cada vez que pienso en él, veinte años y un folio y medio después, no puedo evitar arrugar la nariz.

 


Gaupasa 8

Circulábamos por la primera mitad de los noventa. Joaquín Pascal sería el encargado del txupinazo. Aquellas fiestas estarían marcadas por el triunfo de  Cesar Rincón y Espartaco en la Monumental junto a Miguelón. La macarena iba a ser la canción que inundaría los bares de la Vieja Iruña, las txoznas se trasladarían a Yanguas y Miranda y Bertín Osborne deleitaría a los vejetes con sus rancheras.

Pero un grupo de mozalbetes no recordarían los sanfermines de aquel año por ninguno de estos hechos. Ellos tenían, ya desde Mayo, otra cosa en la cabeza. El día 12, cumpleaños de Mikel, era la excusa perfecta para vivir su primera gaupasa.

Desde Junio muchos en la cuadrilla se habían estado trabajando a sus padres para conseguir permiso especial ese día. Los aitas de Mikel fueron cómplices de esta cuadrilla y organizaron cena en su casa y hablaron con algún que otro padre para convencerles de que los txabales no harían locuras. A pesar de los esfuerzos no todos en la cuadrilla pudieron vivir aquella noche histórica.

Después de unos buenos sanfermines, cuyo único escenario fue Jarauta, el día11 muchos se retiraron a casa antes de tiempo para preparar bien el día siguiente. Los primeros cuadrilleros se juntaron hacia las 18:00 y fueron a dar una vuelta por las barracas. Se unió el grueso del grupo a las 20:30 para acompañar al Irrintzi en su salida de los toros y tomar un par de cervezas con ellos y un par de vasos de la sangría sobrante. A las 22:00 aparecían por la Txan. La madre de Mikel les obsequió con una cena sencilla a la par que deliciosa, acompañada de kalimotxo con vino bueno. Algún cigarrico con la aquiescencia del padre de Mikel, y con un ciego más psicológico que real, se subieron para lo viejo. Viana, Zulo, Katu y peñas, fueron testigos de aquella noche. Los katxis de Kalimotxo y cerveza, dieron paso a los 43conchocolate y licoresdemelocotonconpiña. Aquella noche en la que se hacían mayores, el pecado de algún canuto no podía faltar.

Lo estaban dando todo. Los más animados saltaban y bailaban, mientras los menos dotados sujetaban la barra. Empezaron los escarceos con las féminas y la demostración temprana de que aquello del ligoteo no se les iba a reportar demasiados éxitos en el futuro. Siguieron bebiendo y bailando, y bailando y bebiendo. Y cuando no podían más y se preparaban para ir a las dianas y acabar como campeones, se dieron cuenta de que no eran ni las 5!!!!!. El cansancio se apoderó de ellos. Algunos se habían retirado ya. Otros decidieron que esperarían a mejor ocasión para quedarse de gaupasa y abandonaron la aventura. Pero cuatro se mantuvieron firmes. Sentados en la calle y semidormidos, vieron pasar las horas que se hicieron eternas. El cohete del encierro les despertó, momento que aprovecharon para irse a almorzar. El almuerzo les revitalizó e incluso dos de ellos de camino a casa disfrutaron de los bailes de los Gigantes. El enfado de sus padres viéndoles llegar a las 12:30 era más que comprensible. Pero a ellos les daba igual. Habían vivido su primera gaupasa, y la recordarían para siempre.


A un mes vista. 5

Que ya falta menos para las gloriosas Fiestas de San Fermín es algo evidente. Ayer el patxaran ahogaba las penas por la celebración del último peldaño de la escalera a la vez que regaba la ilusión de los que nos entusiasmamos por la cercanía de las Fiestas.

La Tómbola de Cáritas ya lleva más de una semana funcionando y El Café Torero del pasado viernes nos descubrió quienes van a ser los triunfadores y fracasados de esta Feria (Alejandro Talmangante ha sido el primero de los segundos).El tiempo y el toro los dictaminaran. Además, el miércoles 1 de Junio las calles de la Rotxa empezaron a oler a toro con el inicio de la colocación del vallado.

Otra noticia que también nos aproxima a la fiesta es la resolución de los concursos para aquellos que vienen a Pamplona a ganarse la vida. Recientemente se publicó que 208 personas (44 empadronados en Pamplona) habían solicitado una ubicación para la venta ambulante del Bosquecillo, cuando el Ayuntamiento concede 160. Me imagino que para estos comerciantes poder acceder a un puesto en Sanfermines supondrá una importante inyección económica en estos tiempos de crisis.

También se iban a conceder los puestos de ventas de globos. Treinta puestos para 64 solicitudes, teniendo ya treinta de los presentados puntos por antigüedad. Junto a ellos, 7 puestos más por el resto de la ciudad venderán camisetas, fajas, pañuelos, etc… Además, ya pasaron en su día el examen los futuros naranjitos que ayudaran a la Policía Municipal a controlar accesos y demás funciones. Gente que por un dinero no excesivo tiene que aguantar a borrachos y maleducados, y tratar de evitar que alguno acabe malparado.

En breve tendremos noticias también de los barraqueros. Después del traslado del recinto ferial al Parque de la Runa las cosas con respecto a las barracas han cambiado mucho. Quejas, quejas y más quejas. Quema de vehículo incluido. Quejas de los feriantes, descontentos por la ubicación y por los precios que establece el Ayuntamiento. Queja de los ciudadanos que consideran que la ubicación y la calidad de las atracciones no es la mejor. Y quejas de los taurinos que consideran que para los toros que están en los corralillos no es lo mejor tener tanto jaleo alrededor.

Así que señores, ya se están decidiendo muchos de los actores de las Fiestas. Unos anónimos y otros con nombres y apellidos, pero todos importantes. Los nuevos concejales y concejalas ya se han tomado medidas para los trajes de la Procesión.

Ya estamos viendo cómo va cambiando la ciudad y poco a poco empezaremos a ver cómo cambia la gente. Estamos teniendo charlas taurinas en la Peña Rotxapea durante todo Junio y conoceremos quienes recibirán los galardones que peñas y sociedades gastronómicas conceden.

Esperaremos al 16 de Junio par ver que tal es el lunch que sacan en un CERTAMEN de no sé qué, que organizan unos chalados Y saldrán a la venta los abonos. Y los amigos que vienen de fuera nos llamarán un día sí y otro también para confirmar su asistencia y preguntarnos si tenemos amigas solteras. Y reservaremos mesas para almuerzos, comidas y cenas (ayer reserve para el almuerzo del 6).Y empezaremos a ver las pancartas de las peñas. Y veremos los informativos de las televisiones locales porque son los que más hablan de los sanfermines aunque los tengamos sintonizados en los canales 21 y 22. Y dentro de un mes exactamente tendremos los pelos como escarpias viendo pasar al morenico. Y…….y……y…….y  YA FALTA MENOS!!!!!!


Los Sanfermines y el deporte – Sanferminak eta kirola 5

Hoy voy a hablar del lado deportivo de los Sanfermines, ya que es bastante más importante de lo que nos parece.

No voy a tocar el típico tema del levantamiento de vidrio, ya que la posibilidad de que te pongan un vaso de cristal en San Fermín, es de prácticamente cero, y si lo hacen, es porque a continuación para pagarlo vas a tener que sacar todo lo que lleves en la cartera, visa incluida, y puede que hasta donar un órgano en el momento (que no sea el hígado, por razones obvias). Ni tampoco hablaremos de las tan típicas carreras de camellos de los feriantes, que tantas alegrías y peluches han dado a las noches pamplonesas.

Porque aunque no seamos conscientes, practicamos varios deportes durante las fiestas. Como espectador puedes disfrutar de exhibiciones de herri kirolak, o de partidos de pelota, pero a título personal también somos partícipes de numerosos de ellos.

Los Sanfermines en sí, se pueden considerar como una maratón, una carrera larga y exigente, que requiere preparación previa, y guardar fuerzas hasta el final. Todos conocemos a gente, que empiezan a tope y luego se desinflan rápidamente para retirarse a mitad de carrera por problemas estomacales o vacaciones pactadas con su pareja.

También puedes empezar el día con una bonita carrera en el encierro, o practicar el paracaidismo en la fuente de la plaza de Navarrería, aunque sin paracaídas.

El día que te toca llevar la merienda, es como los 3.000 metros obstáculos del atletismo, por la cantidad de ellos que hay que sortear para llevar todo a buen término. Empezando desde el día anterior, que aunque sabes que sería conveniente retirarte pronto a casa, justo es el día en que tus amigos  están juguetones, y terminas haciendo gaupasa, dianas y encierro incluidos. Cuando tras muy escasas horas de sueño, te despiertas, te acompañan un fuerte dolor de cabeza, un estómago bastante justo y enseguida los sudores fríos, pero hay que sobreponerse y  tras una ducha, sales a la calle, bajo un sol de justicia, donde descubres con estupor que el chino donde habías puesto las esperanzas para comprar los tenedores que se te olvidaron el día cinco, abre los 365 días del año y 24 horas al día salvo la media hora en la que lo necesitas. Además, cuando ya estás camino a la plaza, descubres que te has dejado la bolsa con los langostinos en la peña, y tienes que llamar a alguno para que te la traiga. Para colmo de males, cuando ves al tercer torero de la tarde espada en ristre, y tienes, cuatro bolsas entre las piernas, un amigo con el pan, otro con las servilletas, y empiezas a hacer señas a otro con el que habías apalabrado los tenedores, justo es el día en el que el toro cae tras, cinco pinchazos, media estocada caída y siete descabellos.

Pero si con algún deporte sanferminero me quedo es sin duda con el salto de altura, como podemos ver en el siguiente vídeo.


Programa sanfermines 2010 11

Ya tenemos programa!!

Dentro de los hitos presanfermineros como la instalación de la tómbola, el certamen internacional de microrrelatos, etc destaca la publicación del programa de actos oficial de los sanfermines.

Para los que somos de aquí es un elemento de coleccionista. Esto es que hay mucha gente que en la práctica utiliza como fuente de información sanferminera la prensa diaria en la que puede consultar dia a dia todos los actos oficiales o no que se programan en nuestras fiestas.

Mi caso es más o menos como el que describo, me gusta compra el programa desde el momento en que sale a la venta y siempre suelo echarle un ojo. Por partes, al saludo de la Alcaldesa no suelo dedicarle tiempo ya que no va a decir nada nuevo, saludos, acogida, buen ambiente, fiesta, etc. Supongo que, independientemente de quien sea el regidor de turno, tienen un patrón o modelo de bienvenida que puede resultarle interesante al forastero pero que aporta muy poco al nativo.

El siguiente paso es ir viendo las fotos, siempre está la esperanza de verte o ver a algún conocido en alguna foto de esas curiosas y masivas que suelen poner.

Todavía no he salido pero no hay que desesperar porque estas fotos no suelen ser “posados” sino “robados” (os daréis cuente que tengo una vasta formación de fotografía gracias a Paquirrín y la prensa rosa)

Una vez vistas las fotos, suelo leer algún artículo de los de estilo generalista. Generalmente, valga la redundancia, artículos cuidados y que aportan conceptos que permiten ir reactivando el espíritu.

Después de ver las fotos viene la fase de recuerdo de actos fechas y conciertos, esto es confirmar horas de gigantes, conciertos, toros, etc.

Hay novedades y a destacar, según indica el Excelentísimo, que va a haber una pantalla gigante en Carlos III con Roncesvalles y que cambia el recorrido del toro de fuego irá por Mercaderes u Chapitela…

Os animo a que le echéis un vistazo a dicha información ya que es intersante  saber que se hace con nuestros euros.
En la página del Ayuntamiento hacen un resumen bastante interesante de las novedades del programa. Os lo recomiendo a modo de sinopsis. http://www.pamplona.net/verDocumento/verdocumento.aspx?idDoc=92934

Y en este enlace tenéis el programa oficial en formato pdf. con fotos y todo.
http://www.pamplona.net/verDocumento/verdocumento.aspx?idDoc=92926