La noche


Bendita primera semana de febrero 1

Hoy es San Blas. Con la excusa de protegernos la garganta, poca gente habrá que no se atice hoy un buen rosco, una torta de txantxigorri o un chupete o martillo de caramelo. Aunque estén sin bendecir.

Ayer tuvimos cena de escalera, reencuentros, batallitas, risas y nostalgias. Estas cenas de entre semana son entrañables, íntimas, la antítesis del bullicio sanferminero aunque con el mismo espíritu y, hoy, con la misma resaca que cualquier mañana de julio.

Y mañana es la víspera de Santa Ageda. Y saldrán los coros a la calle. Y la gente cantará. Y otros escucharemos.

Y beberemos.


El Estruendo de Iruña, Peña sin subvención 1

Estos días pasados he estado viendo en televisión la celebración de la Tamborrada de Donosti. Para la mayoría la fiesta más importante de la ciudad. Y recordaba como un amigo me decía que había un acto durante los Sanfermines que le recordaba a la Tamborrada. Y que no le gustaba porque era un desfile muy organizado, con una persona dirigiéndolo y sin la improvisación de los primeros años. Muchos habéis participado en él y todos lo conocéis y tendréis vuestras anécdotas. El acto es El Struendo, y esta es la historia de cómo se inició.

Cuentan los libros que el primer año en el que se celebró fue en 1964, y que fueron los iniciadores varios socios del Irrintzi y gente ligada a ellos en las meriendas de los toros. La idea era hacer una juerga, meter ruido, salirse de lo normal. Aquella peña sin subvención tenía también algo de reivindicativo,  de ir contra lo establecido y de lucha contra las prohibiciones. El día elegido tenía que ser entre semana para animar las calles los días que menos gente salía. Se debatió salir del Monas, pero al final el inicio fue, como lo es hoy en día Casa Marceliano. Bombos del Irrintzi, La Jarana y Alegría de Iruña, junto a alguno particular y a varios txistularis. A las 00:00 empezó el desfile por calles y bares (Baserri, Monas, Peñas, etc) y se fue uniendo gente a la comitiva consiguiendo el objetivo principal.

En 1.965 se oficializó. Durante los meses anteriores a las Fiestas los participantes del año anterior lo prepararon de forma más exhaustiva, pintando un cartel y encargándole a Bolobi que pintara un bombo con el nombre de la peña. Se pidió el bombo a todas las peñas y la presencia de algún txistulari. Año 1.965. Hora 23:59. Lugar: Casa Marceliano. Testigos de la primera salida oficial de la peña El Estruendo de Iruña, peña sin subvención. Hay que apuntar que aunque la salida fue en Sanfermines, fue en Septiembre de ese año cuando se constituyó y formalizó  la peña.

Los medios de comunicación de la época publicaban muchas de las informaciones referentes a la peña. Y con el paso de los años se ha convertido en un acto multitudinario al que  todo aquel que quiere hacer ruido se une con cualquier tipo de artilugio sonoro. El lugar de inicio y la hora siguen siendo la misma. El día varía año a año sin que sea fin de semana. Y acaba con todos los presentes cantando el Agur Jaunak. No hace muchos años ha empezado a realizarse también el Estruendo Txiki para que los más jóvenes vayan preparándose para el futuro. A pesar de haber cumplido ya 50 años es un acto popular que no está en el programa oficial.


Encierros por Navidad

Ya sé que es 28 de diciembre y no, no voy a anunciar que el Ayuntamiento de Pamplona haya programado encierros en Navidad.

Aunque no sería mala idea…

Lo que quiero es mostraros algunos de los bichos que recorrieron la calle más famosa del mundo el pasado 24 de diciembre.

Ocas, pottokas, cabras, ovejas, bueyes y cutos escoltaron a Olentzero en su tradicional recorrido de Nochebuena.

Espero que os haya llenado de regalos y, si no, cerca están los Reyes Magos.

Y a una mala, consuélate con que ya falta menos para que otros animales corran por Estafeta.

2015-12-24 19.28.32


El tiempo 5

Otro año más y, ya casi en vísperas, el tiempo vuelve a ser la gran incertidumbre de las fiestas.
Ahora estamos todos deseando que se mantengan las mismas condiciones meteorológicas que tenemos en estos días, quizás un par de graditos menos. Sobre todo lo agradeceremos los que vamos a sol.
Creo que el año pasado todos recordamos el mal tiempo que hizo. Siempre mirando al cielo y dudando si llevar el poncho de plástico al tendido o no.
Este año parece que hay menos incertidumbre y si hay suerte nos olvidaremos de la chaquetica tan identificativa de los nativos.
El  6 tendremos sol y nubes. Máxima de 36 y mínima de 16. Así que  si hay gaupasa no vendrá mal el blusón o la buena compañía. ¿lloverá?.
El 7 tendremos sol  y nubes.  Máxima  de  35 y mínima de 14. Gigantes y toros con calor. Toca “hidratarse” bien.  Noche a repetir compañía o blusón según como vaya la noche…
El  8 sol y sol.  Entre 32 y 13. Fresquito para la tarde de toros.  Por la noche fresco lindando con frío.  Ojo con quedarse helado.
El 9 sol y luna. Sube un poco,  entre 35 y 15.
El 10 sol y nubes.  Máxima de 34 y mínima de 17. Curioso. Mitad de fiestas y la mínima es la mitad de la máxima. Según como vaya la fiesta será el momento de replantearse los objetivos. La temperatura acompaña.
El 11 máximas!  36 y 18. Ojo que temperaturas tan altas suelen traer tormentas. Buen día para no salir de las peñas.
El 12 DIMASU.  Da igual la temperatura.
El 13 entre 31 y 16. Ya solo se puede reespigar.
EL 14 subimos a 32 y bajamos a 15. Da igual. Cumpliremos otro año más con las 204 horas mejores del año.
Cómo todos estos años os deseamos los mejores sanfermines de vuestras vidas.
Nos vemos en las calles!.
Ya falta menos!


Pintura hidrofóbica 1

De un tiempo a esta parte, en esta ciudad le hemos cogido gustico a embadurnar nuestros adoquines con un pegamento que evita que los toros se caigan en el encierro, para regocijo de nuestro colega Sanferman.

No sé cuánta pasta nos costará el invento, pero ya puestos, igual hay que incrementar el gasto y hacernos con pintura hidrofóbica.

¿Qué puñetas es eso?

Otro líquido. Sí, otro líquido que repele los ídems. En Alemania ya lo han aplicado en las paredes más meadas para que salpique a los caballeros que orinan en las calles de St. Pauli, en Hamburgo.

No soy muy de Merkel ni de Bundesbanks, pero hay que reconocer que es una idea cojonuda.

Yo, por si acaso, en julio aplicaré una buena dosis en mi portal.