Gigantes


Échando la vista atrás 2

Aprovecho la vía que recientemente abrió sanferman para recordar los inicios del blog. En este caso los míos. A finales del 2.010, los creadores del blog  se pusieron en contacto con varios comentaristas habituales para que participaramos en el mismo escribiendo artículos y no solo comentándolos. Era una época en la que la repercusión del blog era menor, pero en la que los artículos solían tener 7-8 comentarios de media. Los viejos lo recordareís, a los nuevos espero que os guste. Os dejo mi primer artículo, que coincidió con una majestuosa cena en una nevada noche de Noviembre.

MI CUADRILLA SANFERMINERA

Al igual que mis compañeros Toko y Josemiguelerico, yo también voy a escribir en mi primer artículo sobre la gente con la que comparto las Fiestas. Algunos formas parte de mi cuadrilla habitual, pero la mayoría son gente que me he ido encontrando en la vida y que comparten mi misma pasión.

Es la gente con la que después de fiestas me junto a cenar el 20 de Julio. Con la que celebro a lo grande el Txikito, porque son las fiestas de los de casa. Son los que mes a mes comparten conmigo cocina, mesa y mantel en las escaleras tratando los asuntos y noticias sanfermineras. Gente que cuando salen los carteles anunciadores me llaman para decirme que no valen ni para tomar por saco y que es una vergüenza y que… bla,bla,bla.

Y cuando se anuncia la Feria y sin tener ni pajolera idea la tachan de barata, que hay que traer a las figuras, que las ganaderías son comerciales, que mas vale que siempre nos quedará eL chulo de banderillas y que se ziscan en La Meca, aunque cuando están  en la andanada o en el tendido les de igual que salga el Bombero Torero y solo están atentos al grito de “illa”, “illa” o últimamente “illo”,”illo”.

Los que a primeros de Junio me dicen que ya han reservado mesa en la sociedad para almorzar el 6 y se nos ponen los pelos como escarpias. Con los que te juntas el 7 para preparar el almuerzo, ir a la Procesión y volver a almorzar. Los que nunca dejan de emocionarse cuando oyen a La Pamplonesa. Los que te agarran del hombro para cantar rancheras en la sobremesa poseídos por los efluvio de las endrinas. Los que sin venir a cuento te dan un abrazo a la salida de los toros porque son felices. Los que durante nueve días piensan que “siguen siendo el rey” a pesar de “ella”.

Son los veteranos que en el vermú te enseñan como eran los Sanfermines hace cuarenta años. A los que el 14 a las 20:30, en La Monumental, se les hace un nudo en la garganta y se les escapa la lagrimilla porque esto se acaba. Los que después del Pobre de mí tienen que arrancarme el pañuelo porque no acepto que llega el final. Los que se juntan conmigo a cenar el 20 de julio….

Mi padre, mis primos, y esta gente, son los que me han enseñado lo que son los Sanfermines, como vivirlos, como disfrutarlos y como quererlos.

Y a estos, desde hace dos años y pico, se ha unido un grupúsculo de irreductibles talibanes sanfermineros, a los que no conozco, y que con sus artículos, historias, anécdotas y batallitas, me han hecho disfrutar de algo más que de mis cinco minutos de sanfermin al día.

GRACIAS !!!


Josemiguelerico y los chupetes

Mis dos primeras entradas en el blog hablaban sobre los padres así que hoy, para cerrar mi colaboración en 2015, voy a hablaros de San Fermín y los hijos. Sé que es un tema peliagudo. No solo por las silletas, que es algo que genera bastante polémica por estos foros; sino, sobre todo porque la mayor transformación que una persona sufre en su forma de vivir estas fiestas es, precisamente, la maternidad/paternidad. Es tener un hijo y, de repente, descubres un nuevo mundo. Hay vida después del encierro. Concretamente gigantes, la noria y las barracas, desfile de las mulillas, las actividades en Conde de Rodezno, globos de helio, toro de fuego…

A pesar de eso, algunos y algunas intentamos no perder las buenas costumbres y, gracias a la inestimable labor de los abuelos convertimos esos nueve días en una interminable gaupasa en la que fuerzas al límite a tu cuerpo como un deportista de élite durante las olimpiadas. Porque tratar de aguantar el ritmo de día y de noche debería ser deporte olímpico. Esas veces que estás cerrando el Iruña mientras ves amanecer de camino a casa (en el caso de no haber decidido por el camino que ya, total, te quedas a ver el encierro) y para las 11 te han traído a los críos, enredados en un globo volador que se quedará blandurrio pegado al techo de casa (si no se ha volado mientras intentas cruzar el paseo sarasate mientras tu niño mira al cielo y llora desconsoladamente. Y tú, parapetada en tus gafas de sol piensas que la que tiene ganas de llorar eres tú si no te tomas pronto un martini o algún otro brebaje revitalizante…).

Yo he ido con mis hijos a todos los sitios que se supone que tienes que ir si quieres construir un nuevo sanferminero de pro. O tres, como es mi caso. Solo una vez cometí un error de principiante y llevo ocho años pagándolo muy caro.

A una de mis hijas no había manera de quitarle el chupete, así que cuando tenía poco más de dos años decidí hacer lo que se debe hacer: es decir, regalarle el chupete a Josemiguelerico, el gigante europeo. Craso error. Mi hija lloró tanto que tuve que volver donde el señor gigante y pedirle, por favor que me devolviera el chupete de la niña a riesgo de destrozar mis neuronas y las del resto del personal con sus gritos de angustia.

Mi hija siguió unos cuantos meses más enganchada al chupete, mientras yo pensaba que aquello tenía que ser tan difícil como dejar de fumar y, lo peor de todo… Aún hoy en día, ocho años después, sigue mirando con el mismo pavor al gigante europeo, mi favorito. Ella, en cambio, le tiene manía, un odio atávico, como si supiera que en sus manos se encuentran los sueños y las babas de los más pequeños de Pamplona, esos que construirán los sanfermines de dentro de veinte años.

gigantes-y-cabezudos-blog12

 


¿De quien depende? 1

 

La semana pasada en su debut en este blog, idenercio escribía un post titulado “San Fermín cambia para que todo siga igual”. En el mismo explicaba cómo eran los Sanfermines de su padre tan diferentes a los de ahora y dejaba en el aire la pregunta de hacia dónde van los Sanfermines incluyendo algunas sugerencias. Esto hizo que me hiciera la siguiente pregunta: ¿De quién depende que los Sanfermines cambien o que sigan la misma línea de los últimos años? En unas fiestas que decimos populares, ¿depende del Ayuntamiento o depende del pueblo?

Evidentemente hay cambios que están en manos del Consistorio. El nuevo Ayuntamiento llegó poco antes de las fiestas al gobierno municipal y no pudo acometer demasiados cambios ya que el programa estaba prácticamente cerrado. Sí llevaron a cabo un cambio que muchos solicitábamos desde hacía tiempo y es el hecho de que el lanzador del txupinazo no fuera un político. La duda queda en si la forma de elegirlo fue la adecuada.

Este año tienen varios meses para plantear un nuevo modelo para los Sanfermines. Las Mesas del Encierro y de los Sanfermines han sido infrautilizadas. Habrá que ver si los nuevos gestores atienden las sugerencias de los participantes en estos meses, aunque no me consta que se hayan reunido todavía. Lo que tengo claro es que le modelo de fiesta no se cambia con novedades en el programa o invitando a otras ciudades. Las medidas que deben tomarse para evitar el macro botellón actual deben ser drásticas y duras, y no tengo muy claro que puedan llevarse a efecto.

¿O somos los ciudadanos los que podemos cambiar el modelo de fiesta? ¿Queremos? ¿Qué significa “unas Fiestas más participativas”? ¿Participaríamos de ellas si lo fuesen? Yo sé cómo son los Sanfermines de muchos pamploneses. De la mayoría diría yo. Encierro, almuerzo, gigantes, vermú, jala, toros, cubateo. Ponerlo en el orden que queráis. ¿Cambiarias vuestros Sanfermines actuales por otros distintos?

Lo que quiero decir con esto es que igual no nos gustan demasiado estos Sanfermines, pero sí nos gustan nuestros Sanfermines. En cualquier caso veremos cómo afronta el nuevo Ayuntamiento el reto de enfrentarse a unos Sanfermines que para mucha gente ya no son lo que eran y para otros siguen siendo lo mismo.

P.D: Saludos a l@s nuev@s.La veteranía es un grado y seis media docena.

 


Ya estoy aquí de nuevo 2

No es verdad Angel de amor, que en este apartado Blog, más pura la luna brilla, y se respira mejor???….., Uhy, perdón, es que esto del teatro me ha convertido en un pequeño Shakespeare!!!, y es que entre el teatro, y el Bolo en la Plaza de Toros……., uno ya no sabe ni a que se dedica y ha perdido un poco el Norte……..

Ongi etorri una temporada más, en la que gracias a esta gente del Blog, seguiré contando las anécdotas y chascarrillos de nuestra Comparsa, en la que hay cositas interesantes que desmigar, cosas interesantes, y menos interesantes, depende los gustos, pero todas con la intención de poder dar una visión desde dentro del mundo de la Comparsa, en la que trataremos de dejar las silletas “aparcadas” y nos centraremos en nuestra labor a lo largo de las fiestas. Labor desconocida para un@s, los que se incorporan cada año a nuestras salidas, y la más que sabida para otr@s, l@s veteran@s en nuestras actuaciones, pero labor al fin y al cabo para tod@s.

Solo deseo que sea un año nuevo, y mejor que el anterior, donde me han ocurrido cosas agradables, y MUY desagradables, que no me gustaría de nuevo vivir. Trataré de aclarar cosas que se han leído por ahí, y trataré de ser objetivo para deciros que nunca es lo que parece, ni nunca parece lo que es, pero que los trapos sucios se lavan en casa, y no hay que hacer caso a lo que se lee por ahí, o se oye por ahí. Dejando aparcados, como las silletas, los protagonismos personales de cada uno, y dejando que la esencia de esta Comparsa, no varíe, y sigamos siendo una piña, algo de lo que TOD@S podemos presumir, ya que nosotr@s siempre hemos sido algo de TOD@S, y es esto lo que nos ha unido y llevado a los 155 años que ya tenemos, en los que pese a nuestra edad, estamos como nuev@s.

No entremos a juzgar sin saber, de sobra tod@s tenemos que saber que eso es malo, y que eso no aporta ni beneficia nada, sino al contrario, ensucia y mancha la historia viva de un grupo en el que lo personal, NUNCA ha prevalecido, y nos ha llevado al éxito que reconozco hemos tenido y tenemos. Atrás quedaron las cosas malas, si las hubo, y delante quedan las cosas buenas por vivir, que las habrá.

Solamente quedaros con una cosa, y es que, las personas cambian, la Comparsa NO!!!. Sigamos siendo el alma de nuestra fiesta, cosa para la que Tadeo Amorena nos creó, quizás sin saber, que íbamos a tener tanto tirón y protagonismo en nuestras fiestas.

Así pues, pongámonos manos a la obra, y hagamos entre tod@s, esta travesía del desierto más amena si cabe, con las nuevas incorporaciones al grupo humano del blog, a las que aprovecho para dar la bienvenida, y desearles que se sientan como en casa, eso sí, que la bata y las zapatillas se las traigan de su casa, ya que aquí no tenemos ni pa pipas, y mucho menos pa albornoces.

Nos leemos!!!.

Un saludo,

 

Toko-Toko.


YA TENGO EL ALTA!!!

Pues si querid@as amig@s, YA TENGO EL ALTA MEDICA, y es que el Dr. Ganuza, me ha dejado como nuevo, y no veáis lo que se agradece. Se acabaron los dolores de espalda, se acabaron esos dolores de piernas, en las que me podía ya apoyar tímidamente, se acabaron noches sin dormir y todas esas cosas que dan este tipo de enfermedades, la verdad que llevo como cosa de 7 días que ni me lo creo. Atrás quedan esos días de sufrimiento y de operación, atrás quedan esos momentos de no ver la luz y de estar apartado de mis compañer@s. Ahora sí, ahora sí que disfruto bailando, y es que me han dicho que se me nota hasta en la cara, a la que la alegría ha vuelto a brillar en ella, y es que es normal, porque ya estoy de nuevo integrado en el grupo.

Al final parece ser que no era tanto lo que tenía, y todo ha sido más fácil de lo previsto, así que la recuperación fue acelerada muchísimo más. Fue un “Just in time”, como reza en alguno de los camiones que suministra a una famosa empresa de nuestra querida comunidad, y allí estuve yo, como uno más, en ese viaje tan comentado a Madrid, donde me di cuenta de que había quedado perfecto.

Así pues, ahora paso a contaros nuestra/mi experiencia en Madrid, esa Capital de España donde no habíamos estado nunca, en ese punto de partida de las carreteras españolas, en ese punto donde se dan las campanadas en la noche de fin de año, donde se despide al año y se da la bienvenida al nuevo año, en esa Puerta del Sol, tan conocida y visitada por los turistas, allí, fue allí donde yo volví a sonreír, y a comprobar que de nuevo ya estaba a punto.

Tal y como ya os adelante, nos desmontaron y nos cargaron en el camión la víspera del 14 de Mayo, para poder viajar de noche y estar allí al punto de la mañana. Nuestros porteadores viajarían en la mañana del mismo día 14, y tal y como salió en los medios de comunicación, a las 8 de la mañana arrancaban desde las inmediaciones de El Sadar, para poner rumbo a la Capital Española. Viaje en camión el nuestro, en autobús el de ellos, para estar a las 14:00 hrs comiendo todos juntos en el Intercambiador de Plaza Castilla. Se cuenta, se dice, se rumorea, que los porteadores pararon a almorzar en el camino, pero no sé si es cierto, o eso ya es una leyenda urbana…….., lo que si os aseguro es que hubo unas buenas partidas de mus en el trayecto, y que a unos se les notaba más que a otros, lo bien que les había ido………

Y después de comer a prisa y corriendo, rumbo hacía la Plaza Isabel II, no sin antes tener la sorpresa de no dejarnos pasar por una zona acordonada, el motivo???, “Amenaza de bomba en el Palacio Real, no se puede pasar!!!”.

Al final llegamos a destino tras la falsa alarma, y más deprisa que corriendo, a montarnos, a ponernos bonit@s y a comenzar el pasacalles por las calles de Madrid, no por todas, si no por donde nos habían preparado el recorrido.

Pasacalles y bailes ante los ojos de cientos de Madrileñ@s y turistas, que no dejaban de aplaudirnos a nuestro paso, y a dejar boquiabiert@s a más de un@, y de incluso Pamploneses/as trasladados a Madrid por unos u otros motivos, que hacían que a más de un@ se le escapara la lagrimica de la emoción, y es que….., en algunos casos, algún@s no nos habían vuelto a ver en directo desde su infancia, antes de su traslado a la Capital Española. Otr@s, aún incluso siendo Madrileñ@s, esperaban ansios@s nuestra llegada, por los buenos momentos vividos junto a nosotros en los San Fermines, cita que no perdonan desde hace años.

Pasadas las 2 horas, estábamos de nuevo siendo desmontados y cargados en el camión, y tras una ducha de nuestros porteadores, salíamos de nuevo rumbo a nuestra querida Pamplona, a nuestra vieja Iruña, cenando en el camino, un bocata ligero, y llegando a casa pasadas las 3 de la mañana. Bueno, a casa no, a El Sadar, de allí a casa lo que cada un@ hubiera tardado.

Así que mal que le pese a algún@, y aunque algún@ piense lo contrario, no fueron ni 24 horas nuestra estancia en Madrid, lo que puede denominarse como…….. PALIZON!!!, pero como decía mi abuela, “Sarna con gusto, no pica”.

Y para muestra de lo vivido, aunque ya sé que circulan un montón de videos y fotos por las redes sociales, aquí os dejo el momento en el que sería nuestro primer vals en la Capital Española, espero que os guste.

No quiero despedirme sin daros las gracias a tod@s por el interés mostrado durante los días de mi operación, SE AGRADECE!!!. Nos vemos en breve, y espero que veáis lo bien que he quedado.

Eskerrik Asko Dr. Ganuza, es usted un genio.

Un saludo,