Certamen Microrrelatos


¿Quién tirará el chupinazo?

Cuando empieza a colocarse el vallado del encierro, y se anuncia el Cartel de la Feria del Toro y la Tómbola funciona a pleno rendimiento, y empieza a oler a toro, es porque ya falta menos para San Fermín. La gente ya tiene las reservas hechas para los almuerzos y comidas, y el abono reservado (en algunas peñas con lista de espera). El programa vio ayer la luz y los escaparates se han llenado de blanco y rojo. Por no hablar del Fallo del Certamen Internacional de Microrelatos. Está casi todo listo a falta de que el viernes se anuncie quien será el encargado de lanzar el chupinazo.

Y sobre este asunto y su elección es de lo que quiero hablar hoy. Que fueran los concejales del Ayuntamiento, por concesión del alcalde, quienes por turnos tuvieran el privilegio de lanzar el chupinazo era algo que no gustaba a la mayoría de la población, que entendía que había gente que había hecho más méritos para lanzar el chupinazo que alguien que fue elegido en las urnas. El Ayuntamiento de Asirón decidió cambiar esto y lo dejó en manos de la ciudadanía. Se creó la Mesa General de los Sanfermines, formada por 60 asociaciones. Serían ellas las que presentarían candidaturas y de entre todas, 5 serían  las candidatas a lanzar el cohete, siendo los empadronados en Pamplona mayores de 16 años los que decidan.

Y a partir de aquí llegan mis dudas. Ya sé que son muchas las asociaciones representadas, pero no entiendo que yo de manera particular no pueda presentar una candidatura. Solo los que componen la Mesa pueden hacerlo. Otra pregunta que me hago es por qué este año solo hay cuatro candidaturas. La página web del Ayuntamiento dice que serán 5 las candidaturas elegidas. ¿Entre 60 asociaciones no han conseguido encontrar a 5 candidatos merecedores de lanzar el chupinazo?

Yo personalmente prefiero que el chupinazo lo lance una persona física. El año pasado de las seis candidaturas solo una no fue una asociación o grupo. Y casualmente salió elegido. Parece que para la Mesa de los Sanfermines este año no hay ninguna persona que haya hecho méritos a lo largo de su vida en el ámbito social, académico, científico o cultural suficientes como para empezar las fiestas. Me cuesta entenderlo.

Para acabar os animo que votéis. El jueves acaba el plazo y el viernes sabremos quién es el ganador. Aunque ayer leí que el alcalde se reunió con representantes de las cuatros candidaturas, creo que han pasado bastante desapercibidas. Podréis votar entre la Asociación Andrea-Lunes Lilas, Euskal Herriko Bilgune Feminista, DYA y Pamplona-Iruña Ciudad de acogida. Yo valoro el trabajo que hace cada una de ellas, pero me cuesta creer que no haya personas o asociaciones que por su trabajo e historia sean más representativas de Pamplona y de los Sanfermines. En cualquier caso y tal y como pasa con el Cartel anunciador, pedimos poder votar, pero luego votamos cuatro. El año pasado El Tuli se llevó 3.960 votos. Este año la semana pasada habían votado 5.400.

Enhorabuena al elegido y Felices Fiestas a todos


Estadísticas del IX Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Hoy, sietes de junio, a un mes escaso de estar disfrutando los Sanfermines, tras el cierre de la inscripción el pasado 31 de mayo y previo al fallo del jurado y lectura de los diez microrrelatos finalistas, que tendrá lugar el próximo 23 de junio, viernes, os presentamos los datos de esta IX edición:

Participación365 autores con sus correspondientes obras.

Procedencia10 países, desglosados de la siguiente manera:

Cantidad Porcentaje
España 332 90,96%
Argentina 11 3,01%
Colombia 9 2,47%
México 4 1,10%
Chile 2 0,55%
Estados Unidos 2 0,55%
Cuba 2 0,55%
Francia 1 0,27%
Canadá 1 0,27%
Uruguay 1 0,27%
Total Admitidos 365

Desglose de España por provincias:

Cantidad Porcentaje
Navarra 174 52,41%
Madrid 34 10,24%
Barcelona 9 2,71%
Bizkaia 8 2.41%
Alicante/Alacant 8 2,41%
Sevilla 8 2,41%
Valencia/Valéncia 7 2,11%
Gipuzkoa 6 1,81%
Murcia 4 1,51%
Cádiz 4 1,20%
Cantabria 4 1,20%
La Rioja 4 1,20%
Salamanca 4 1,20%
Jaén 4 1,20%
Zaragoza 4 1,20%
Granada 3 0,90%
Albacete 3 0,90%
Asturias 3 0,90%
Castellón/Castelló 3 0,90%
Almeria 3 0,90%
Las Palmas 3 0,90%
Araba/Álava 3 0,90%
Málaga 3 0,90%
Pontevedra 2 0,60%
Badajoz 2 0,60%
Tarragona 2 0,60%
Girona 2 0,60%
Burgos 2 0,60%
Ciudad Real 2 0,60%
Toledo 2 0,60%
Cáceres 2 0,60%
León 2 0,60%
Segovia 1 0,30%
Palencia 1 0,30%
A Coruña 1 0,30%
Santa Cruz de Tenerife 1 0,30%
Valladolid 1 0,30%
Huesca 1 0,30%
Lugo 1 0,30%
Total España 332

Idiomas:

Cantidad Porcentaje
Castellano 356 97,53%
Euskara 7 1,91%
Inglés 2 0,55%
Total Admitidos 365

 


Cinco de mayo, certamen, escalera y más

Ascendemos esta noche un nuevo peldaño (o lo descendemos, nunca lo he tenido claro), conocemos ya los carteles de la Feria del Toro y el que anunciará las fiestas de San Fermín 2017. Pronto sabremos qué persona o colectivo lanzará el txupinazo el próximo 6 de julio y un buen grupo de margolaris anda ya pensando en cómo reflejar la actualidad en las pancartas de nuestras peñas.

Y, desde esta semana, fiel a su cita de los últimos 9 años, está en marcha una nueva edición del Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín.

En este enlace encontraréis las bases del concurso (con sus cuantiosos premios), el formulario que os permite inscribiros y enviar vuestro microrrelato. También disponéis de enlaces permanentes en el cartel que podéis ver a la derecha de vuestra pantalla y en el link de la parte superior.

Como siempre, se puede participar en inglés, euskara o castellano, con plazo hasta el 31 de mayo.

¡Suerte e inspiración!


VIII Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

LA FIESTA DE CASI TODOS

Jon Aramendía Huarte

No; no forma parte de esta fiesta. No como los demás. Su atuendo inmaculado y el pañuelo rojo que rodea su cuello, solo le convierte en una curiosidad que inspira cierto folclore de ultramar. Camina con cuidado con sus baratijas de colores exagerados entre la gente que forma borbotones. Algunos le sonríen breves, sin apenas mirarle. Sin reconocerle pese a su continua y respetuosa insistencia.
A ratos, se rinde y extravía la derrota entre los vasos sucios del suelo. Su silencio se pierde en el bullicio, su pena se ahoga entre tanta alegría que no menosprecia ni puede atesorar. Vistoso e invisible a un tiempo, lucha por desprenderse de una flaqueza que crece con los días. Respira profundo y ofrece de nuevo a cada paso, una cortesía reverente que hiere su orgullo y el de sus antepasados. Solamente en la sonrisa de una niña pequeñita, que le mira con curiosidad ofreciéndole su helado, encuentra consuelo. Sus ojos oscuros e inocentes resucitan los motivos que le apuntalan. Corresponde a su generosidad temprana con un diminuto elefante de la suerte, que sus padres rechazan compasivos, y continúa con su deambular marchito.

 

REGALO ABRAZOS

Patxi Garro Ainzua

El follón en la calle era enorme. Los músicos de la Pamplonesa tocaban una y otra vez la misma canción y todo el mundo saltaba, cantaba y se sometía a un ejercicio de éxtasis colectivo en el que los sentimientos, muchos de ellos provocados por el alcohol, dejaban salir al juerguista enquistado en nuestro interior durante buena parte del año. La fiesta estaba ahí. De repente, me vi dentro de una película e, instintivamente, comencé a analizar a los figurantes en la escena. Los actores principales eran los músicos y los mozos que bailaban a su alrededor, una masa infinita, juerguista y embriagadoramente controlada. Los políticos que encabezaban la comitiva eran los actores secundarios, aunque a ellos se les había dicho que se llevarían los mejores planos mientras la acción se desarrollaba en otra parte. Las fuerzas de seguridad eran, como suele pasar en estos casos, innecesarias aunque su pretensión fuera la de adquirir protagonismo. Pero los que de verdad sobraban en la escena eran una pareja de jóvenes en medio de la multitud con unos carteles que decían: “Regalo abrazos”. ¿Abrazos en San Fermín? Tal vez sea eso lo que se necesita en esta ciudad el resto del año, pensé, y seguí bailando. 

A LA SOMBRA DE ERNEST.

Fernando Javier Luis Baglietto González

Quise quedar con mis hijos en la entrada de la plaza y allí se encontraba la escultura hecha para Ernest por el que puse el nombre a mi hijo. Leía sus obras ávidamente y mi mujer y yo decidimos dar nombre al peque, después de visitar y dormir en su habitación en la Perla y después de ver pasar los toros sorbiendo poco a poco su bebida preferida que te hería el hígado como una estocada, nos encontrábamos esperando en la fría piedra sentados Margha y yo, Ernest y Sarah querían correr los astados y nosotros temblábamos, mi culo intranquilo esperaba la explosión de la plaza y pegados a radio Navarra oíamos las calaveradas que los corredores hacían, aquellos momentos eternos hacían que el corazón fuese como una bala y esperábamos la orden de quietos¡. Cuando sonó la explosión de salida que oímos todos empecé a contar los segundos y aquello no acababa nunca, por mi pensamiento pasaban escenas que había visto el cuerno levantando un cuerpo y lanzándolo hacia la barrera. Los asistentes sanitarios galopando para llegar al hospital, y el toro sajando uno tras otro los cuerpos jóvenes. El presentador dio la enhorabuena por la velocidad de la carrera a la manada 


VIII Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

RUIDO DE FIESTA

Julen Urizar Compains

Miro mi armario… Otra vez a sacar “la equipación”. ¡Hasta el moño estoy ya de hacer esto todos los años! ¡Encima siempre me toca a mí!

Bajo la caja, llena de pañuelicos, fajas, pantalones blancos… Y mientras tanto, ese olor. Ese olor a verano, San Fermín, olor a churros, gentío y a tela marinera… ¡O torera!

Abro la caja. El pantalón de Javi, destrozado: Un torillo le cogió del tiro y lo lanzó como una catapulta. ¡Qué susto nos llevamos!

Saco los pañuelos… Tan limpios, impolutos, con el sanferminico moreno de hilos dorados mirándome… Oigo cómo se desliza por mis manos, igual que cuando suena el chupinazo: Shhhh…

Me entra un escalofrío.

Despliego nerviosamente todas las fajas, polos, camisas, camisetas, pantalones, pantalonetas, zapatillas, alpargatas, y alguna que otra boina… Y con ellas, los ecos de la fiesta: Fuegos artificiales, gigantes, vergazos de cabezudos, gotas de vino, ligoteos en peñas, partido de pelota y quemazos de cigarro. “¿qué me falta?” Les pregunto. Las ropas me responden: “Un mes y seis días.”

Un mes y seis días para que los ecos de la fiesta dejen de ser ecos y sean ruido de fiesta. 

CIERRO LOS OJOS

Eugenio Hernández Sanchiz

Las explosiones de los cohetes, pasaban desapercibidos para Mikel. Su corazón latía tan rápido y fuerte, que no le permitían escuchar la música que hoy acompañaban los fuegos. Los colores más brillantes que nunca desaparecían más rápido a su entender.
El bocata apretado y sudoroso bajo la presión de sus manos, hacían que aún estuviera más nervioso.
Un cohete estalló cayendo en forma de corazón….¡era una señal!…estaba seguro.
Cogió la mano de Nerea acercándose un poco. Ella no retiró la mano y sonriendo, se acurruco en su regazo. Él se inclinó y beso sus labios.
Mikel con los ojos cerrados sonrió durante un instante… al abrirlos vio a Nerea con Iris entre sus brazos, miró al cielo estrellado y de nuevo un cohete iluminó la noche, un corazón cayendo del cielo. Se acercó a ellas y las besó…sus manos seguían sudando como hacía seis años. 

UNO MÁS EN SAN FERMÍN

ángel De La Rosa Velasco

Cierro los ojos y busco en mi memoria…veréis, os voy a contar algo. Desde pequeño tengo el recuerdo de las calurosas mañanas de julio, en un lugar de La Mancha, ya finalizado el colegio, en las que venciendo la pereza, de un salto me levantaba nada más oír el despertador. Aquella ceremonia que contemplaba por televisión, esa multitudinaria concentración de personas, camisetas blancas y pañuelos rojos atados al cuello, periódicos al aire surgiendo repentinamente tras los cánticos a San Fermín, todo suponía el preludio a unos minutos de emociones y sensaciones que no podría describir. Año tras año, a cientos de kilómetros de distancia, sin la oportunidad aún por cumplir mi deseo de visitar la ciudad durante las Fiestas, he ido aprendiendo el significado de las mismas, lo que para mi es San Fermín. Toros y cultura, la literatura que Hemingway me ha regalado acerca de Pamplona y su Fiesta, el encuentro con la ciudad y sus tradiciones, su gente, todo ello ahora empapa en mi al igual que sus calles mojadas llenas de historia. Yo me siento partícipe por completo, formo parte de todo. Creedme, soy uno más en San Fermín.