Alojamiento


El Derbi de los 1.000 kilómetros 1

Llegadas estas alturas del año vemos como cada fin de semana hay noticias futbolísticas relacionadas con ascensos, descensos, títulos y eliminatorias de play offs. Ojala el sábado puedan los rojos alcanzar esa ronda eliminatoria para subir a Primera.

En cualquier caso, y eclipsando a la Champions, el fin de semana pasado ya se ha producido el encuentro de ida de uno de los acontecimientos más esperados del año. Lo que se conoce como el Derbi de los 1000 kilómetros y que enfrenta a la Feria de la Manzanilla contra los Sanfermines. Sanlúcar vs. Pamplona. Un reto ya tradicional que deja secuelas físicas y emocionales. Este año los visitantes quisieron demostrar desde el primer momento quien mandaba, y a pesar de la climatología adversa (más de 27 grados) y la poca costumbre a la manzanilla el grupo navarro se lanzó al ataque como si no hubiera un mañana. El tiki taka andaluz no podía ante el brío demostrado por los pamploneses, claros dominadores del primer envite. El viaje mañanero a un lugar extraño para nosotros como es la playa y la exposición al sol, junto a la escasez de pucheros revitalizantes y exceso de las más exquisitas frituras hizo que los sanluqueños dieran un paso adelante y dominasen la segunda parte del encuentro. El sistema táctico empleado por los del sur mezclando sevillanas, con soleares, con bulerías, superó a los navarros que se defendieron como pudieron durante esa fase del encuentro. Salieron con la cabeza alta de aquella emboscada clamando venganza.

Las cartas estaban sobre la mesa y las emociones a flor de piel. Había que darlo todo para volver a Pamplona con un resultado honroso y vaya si se consiguió. El sol se convirtió en lluvia mordiana que revitalizó al grupo navarro, que tras visitar la figura de San Fermín en la Hermandad del Rocío, salió a las casetas con la firme idea de que se subirían con la victoria. Fue una prórroga de manual. Los navarros conscientes de su superioridad física frente a los sanluqueños que aprovechaban jugar en casa y demostrando también un increíble aguante. El cansancio nos hacía hasta bailar por sevillanas. Los arrimones que se dieron a lo largo de todo el encuentro se intensificaron en los últimos minutos con resultados dispares. En este aspecto algunos de nosotros no son competencia para ellos. Visto lo visto ambas partes pactaron un empate en la ida y compartieron amigablemente las últimas horas de tan bonito encuentro.

En la despedida, y sin exaltar la amistad ya que esta no hace falta exaltarla más, quedamos dirimir el derbi durante los Sanfermines. Intentaremos poner nuestras condiciones, almuerzos y comidas pantagruélicas, kalimotxo de pelea y fresco por la noche.

Una gozada tener amigos así, de los que se puede disfrutar tanto aquí como allí. Seremos encantados de la vida sus imperfectos anfitriones.

 


La marmita de ajoarriero 2

Nosotros vivimos en el centro. Vivir en el centro tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como todo en este mundo; pero hasta esos inconvenientes se pueden perdonar solo por el placer de vivir en el casco viejo de Pamplona durante los nueve días que dura San Fermín.

Imagino que alguno de vosotros está pensando en esos pequeños detalles cenizos que todo el mundo pregunta:

—¿Dónde aparcáis durante esos días, si ni siquiera podéis meter el coche hasta la puerta de casa?

—¿Y, el ruido constante?

—¿Y esa sensación de que, cada vez que salís de casa estáis en plena fiesta y no podéis desconectar?

—¿La suciedad?

Lo cierto es que todo esto son cuestiones menores frente a lo más importante: a lo irrefutable. Durante esos nueve días vives en el centro del mundo. Te pones la camisa y los pantalones blancos, la faja y el pañuelo y estás en plena fiesta sin perder el tiempo buscando nada, ni cogiendo villavesas, tratando de aparcar, planificando horarios…

También tiene otra cosa, eso de vivir en lo viejo. Tu casa es la base de operaciones de todo el mundo. Paramos poco en casa, pero cuándo estamos, el timbre echa humo de amigos propios, de los hijos y familiares varios que vienen a almorzar, a ver la procesión, a tomar el aperitivo o al baño entre bar y bar. Por eso, tradicionalmente, en nuestra casa el 5 de julio hacemos dos grandes cazuelas: una de ajoarriero y otra de magras con tomate. Las vamos rellenando conforme van avanzando las fiestas porque, con eso, pan y vino puedes dar a cualquiera un espacio de refugio.

Cuando nos vinimos a vivir al casco viejo, hace ya media vida, lo tengo que confesar: lo mismo que algunos escritores contratan a un negro para sus manuscritos, yo me llevaba a mi madre de contrabando a casa el 5 de julio para que me preparara una enorme cazuela de ajoarriero. Mi madre, sin temor a equivocarme, hace el ajoarriero más bueno del mundo y reto a cualquiera a una cata para certificarlo.

Después, pasaron los años y una va madurando. Y, en realidad, ¿qué es madurar sino aprender a hacerte tú misma tu propia marmita de ajoarriero para acoger a los amigos durante San Fermín?

 

 

 


Visita bogotana 3

Muchas veces hemos hablado del tute que nos metemos durante los sanfermines. Desde el desayuno tras el encierro o el almuerzo es un no parar de comer, beber, saltar, bailar. Si en los primeros días la euforia y las ganas hacen que llevemos bastante bien las Fiestas, con el paso de los días los almaxes, espidifiens y resalines entran en nuestro menú para poder aguantar los fiestas. Si a nosotros nos cuesta, tengo la sensación de que a nuestros invitados muchos más, aunque vengan solo a pasar dos días.  El excesivo trajín y el bebercio son demasiado para la gente de allende la muga. Cuantas amigas me han pedido quedarse en la cama porque no aguantaban mi ritmo…

Cuento esto porque este año mi cuadrilla fue anfitriona de una familia bogotana. Como es una familia acomodada y aficionada a los toros preparamos para ellos unos sanfermines tranquilos con el toro como protagonista. Imaginando que después de los toros volverían al piso que tenían alquilado la mayoría de días para evitar el alboroto general, se les reservó balcón en la Estafeta, entradas para el Apartado y les agenciamos entradas para los toros del 6 al 11. Entendíamos que no podrían aguantar el ritmo de unos pamploneses de pro como nosotros. Pero no fue así amigos. El ambiente festivo nubló la mente de los cuatro visitantes y desde el almuerzo del día 6 hasta nuestra despedida el día 11 fue un no parar. No había forma de meterlos en casa. Les daba igual ir a las pijo txoznas o a Jarauta pasando por las casetas regionales. De las salsa y la bachata al zortziko y el Baile de la Era. Su afición taurina fue diluyéndose ante su afición por la jala y el ron. Sus entradas de sombra sustituidas por barreras se sol o por sobremesas mexicanas que chinaban el cuero. No había forma de meterlos en casa. Casi nos teníamos que turnar para poder aguantar su ritmo. La despedida fue emotiva. Ellos agradecidos por el trato y por los ratos pasados y nosotros porque al fin podríamos descansar y bajar el ritmo. Pero como era día 12 pensamos que ya descansaríamos el 15. A mí se me saltaban las lágrimas cuando al día siguiente recibí un whatsapp de ellos: “ Prometemos volver”.

 


Blue Lips 1

 

Muchas veces en este blog se ha hablado de la bibliografía y cinematografía relativa o dedicada a los Sanfermines. Y hemos comentado lo poco que se ha escrito sobre el tema. Una fiesta como los Sanfermines, con tanto movimiento, tanta vida, tanta luz, es el escenario perfecto para desarrollar tramas, intrigas o comedias.

Y eso ha debido pensar la gente encargada de Blue Lips. Blue Lips es una película dirigida por 6 directores diferentes que cuentan seis historias diferentes de seis personajes diferentes pero que tienen un nexo común: Esas seis historias acaban entrelazando a sus personajes en las fiestas de San Fermín, siendo las fiestas el decorado perfecto para la película.

Os dejo la página web para que os informéis y el tráiler de la película que se estrenará el 7 de Noviembre.

http://www.bluelipsthemovie.com/bluelips/

 


Sanferlink.com

 

Como es habitual todos los años, conforme se acerca el mes de Julio se van multiplicando las noticias relativas a los Sanfermines y también vamos conociendo nuevas ideas u ofertas relativas a las fiestas. Si ayer Gaupasaitor habló de Madina, yo hoy voy a hablar de algo mucho más agradable y también más novedoso.

Las redes sociales son un instrumento fundamental y habitual para casi todos nosotros. Sean para ocio o para trabajo la gran mayoría disponemos de cuenta en Facebook, o en twitter o en linkedin o en otras redes sociales. Lo que traigo hoy es otra red social, creada por una chica de Pamplona, y que se llama sanferlink.com.

Sanferlink.com es una red social que aún está por terminar, aunque ya podéis entrar y ver lo que ofrece. Tiene la parte informativa que pueden tener otras páginas indicando las actividades que hay cada día. También te informa de la historia de los sanfermines, y te da consejos sobre lo que debes tener en cuenta antes, durante y después de las Fiestas. El apartado ¿Y ahora…qué? te informa de distintas actividades y tradiciones que hay  en Navarra fuera de los Sanfermines, desde las Bajadas de las Almadías al Pilón de Falces, pasando por el paloteado de Ochagavía o la Batalla de Lacar.

Pero lo verdaderamente novedoso es su carácter de red social. En sanferlink.com puedes crear un perfil, indicando los días que vas a pasar en Pamplona, si vienes solo o acompañado, tu nacionalidad, tu edad y cuáles son las actividades que te interesan (salir de fiestas, toros, encierro, actos religiosos). Así podrás ponerte en contacto con gente con tus mismas inquietudes provenientes de todos los rincones del mundo. Además puedes crear algún evento relativo a alguna de las actividades sanfermineras  para que la gente se apunte, quedando recogido en el calendario el día, la hora, el lugar, el tipo de evento y el creador del mismo.

Por lo que he podido ver, una idea interesante creada por una joven navarra y que ya ha sido premiada en programas para jóvenes emprendedores (casi igualito que el de ayer).