Actos


Al que madruga Dios le ayuda

Ya estamos finalizando febrero y, aunque parezca prematuro, es el momento de comenzar a pensar en los sanfermines 2017.

Tranquilo, no serás el primero que lo hace. Te han sacado ventaja aquellos que comienzan a trabajar para los sanfermines del 17 en el momento en el que finaliza el pobre de mi. Gracias la labor de estas personas conocemos las ganaderías que van a ser las protagonistas de los encierros, comenzamos a intuir los carteles taurinos, etc…

También se han puesto en marcha aquellos que se encargan de organizar el concurso del cartel anunciador de fiestas o los organizadores que seleccionan el cartel de la feria del toro.

Y como no puede ser de otra forma, se ha activado la organización del certamen internacional de microrrelatos de sanfermin, y vamos por la IX edición.

No debemos dejar de “escuchar” tanta actividad sorda a nuestro alrededor. Debemos comenzar a organizar nuestros sanfermines.

Personalmente hay que organizar 3 áreas básicas para tener éxito. A saber, presupuesto, salud y agenda. Comienzo por la tercera. La agenda tiene su pleno sentido si nos referimos a las actividades presanfermineras (compra de abonos, compra de viandas varias y material bebible, organización de meriendas taurinas, o lo que corresponda a cada uno), y va perdiendo fuerza a medida que avanzan las fiestas ya que con una frecuencia muy alta, y debido a la propia idiosincrasia de la fiesta, la agenda es el elemento que más veces se destroza durante los sanfermines. Y esto es bueno.

Pero las áreas que no debemos dejar de lado, ni posponer su comiendo excesivamente son las áreas de presupuesto y salud.

Las actividades sanfermineras no suelen tener coste “cero”. Tienen el frecuente defecto de estirar nuestros presupuestos hasta límites insospechados, como si fueran mister fantástico, rozando en muchas ocasiones el límite de fractura. Estas actividades aparecen en el momento más insospechado y, salvo que tengamos problemas de salud (esos problemas que suelen actuar como pasa/ no pasa), nos veremos “obligados” a participar de ellas.

Pero… este fin de semana seguramente saldrás y se te harán las mil. Al día siguiente tendrás un clavo importante y te preguntarás si esa última copa te ha merecido la pena, esa última copa que suele ser la culpable de esos destrozos físicos y mentales. A esa pregunta déjame que te responda: no, no ha merecido la pena. Ahórrate esa última copa y guarda ese dinero en una hucha. Guárdalo para gastarlo en sanfermin. A parte de disfrutar ese dinero mil veces más, habrás logrado mejorar en el área de salud.

Por otro lado es fundamental cuidar el área de salud. Esa salud que se refleja en el momento en el que nos probamos la ropa del año anterior ya que nos hacen aguantar la respiración hasta que vemos imposible abrocharnos los pantalones y nos hace suspirar inmediatamente después.  Generalmente estos ejercicios de respiración los realizamos allá por junio o incluso los más confiados se llevan el infarto a primeros de julio. Qué error!.  Las medidas hay que tomarlas a partir de febrero.

Y que mejor que unir agenda, presupuesto y salud…

Que mejor que organizar en la agenda una actividad para todo el día, ahorrar el dinero que ibas a gastar de copas  y hacer una buena caminata… Ale, todos a Javier!!!


Chirigota y Sanfermines 2

Ya hemos hablado alguna vez de la relación entre los Sanfermines y los carnavales (http://www.blogsanfermin.com/sanfermines-carnavaleros-2/). Ahora en época carnavalesca volvemos a esta relación. A continuación veréis un video de una de las chirigotas de Cádiz. Desde allí abajo recuerdan este año los Sanfermines, aunque sea por un motivo tan desagradable como la violación de una chica. En el video veréis la opinión que la chirigota tiene de los cinco violadores (presuntos). Que diferencia de los gaditanos y los cafres que en el Sadar mostraron una pancarta en apoyo de uno de estos malnacidos.

 


Los magníficos seises de los seis magníficos.

Eran una cuadrilla singular. Inigualables. Los seis magníficos. Uno menos que lo siete. Seis chicarrones del Norte. De Pamplona de toda la vida. La mar de sanfermineros. Castas a más no poder. Circunspectos en lo individual y nada retraídos en lo colectivo, desde que eran adolescentes los días seises de cada Julio lo daban todo. Morían con las alpargatas puestas. Pero ya rondaban los cincuenta y las cosas habían cambiado un poco. En los últimos años, mientras que para el resto de los mortales los Sanfermines comenzaban el seis a las doce del mediodía con el Chupinazo y finalizaban el catorce a las doce de la noche con el Pobre de Mí, ellos sólo disponían del día seis para poder reunirse todos juntos y poder participar de una u otra forma en casi todos los actos recogidos en el programa oficial de las fiestas. Por las circunstancias de la vida, se habían visto obligados a condensar sus Sanfermines en un solo día, el magnífico seis.

Por eso los seises de los seis se las traían.

Organizaban la quedada bien pronto, Para las ocho y media de la mañana. En algún lugar no muy “Apartado” del centro para tomar un buen desayuno. Asentado el estómago, se dirigían después en “Procesión” hasta la capilla de San Fermín en la Iglesia de San Lorenzo para postrarse ante la figura del Santo. Disfrutaban mucho de ese ” Momentico” a solas con el morenico, al que mostraban todo el respeto, fervor y misticismo del que siempre le hacían gala: pilar fundamental en sus vidas, de bien nacidos es ser agradecidos. Acto seguido, para que no les pillase el toro cuan “Encierro” mañanero, iban corriendo para deglutir el tradicional almuerzo hasta su “Peña” particular, el piso de uno de ellos en pleno casco Viejo que ese día hace funciones de casi todo. Menú sencillo por delante: huevada frita con todos los sacramentos convenientemente regada por elixires varios a base de bien. En la sobremesa, saboreando un brownie pelín hormigonado y un sorbetillo, breve tertulia con chascarrillos varios, recuento de anécdotas memorables de los sanfermines anteriores y repaso con gracia a la actualidad local, nacional y mundial. Como colofón al convite, un ” Riau Riau ” cantado al unísono con mucho ” Gorgorito” suelto, y presurosos hacia la Plaza Consistorial para poder vivir el ” Chupinazo” con la misma ilusión de siempre.

Una vez estallaba el cohete, aún les quedaba mucho día por delante. Jamás renunciaban entonces a otro de sus clásicos. Gran gira vespertina por los bares míticos de siempre, contrastadas y concurridas plazas de primera categoría como ” La Monumental de Pamplona ” en las que todavía eran capaces de demostrar la maestría y el arte torero que siempre habían atesorado años atrás. En aquellos templos habían lidiado numerosas faenas, habían vivido muchas tardes de gloria y se habían ganado la admiración de todo el respetable, jugándose la vida y arrimándose hasta más no poder, pero la verdad es que el tiempo pasaba para todos, también para ellos, y ahora que sus figuras recordaban cada vez más a las de Antoñete o el Formidable recibían cierta indiferencia por parte de la afición. Casi nadie los reconocía. Ni se les valoraba su aportación a la Fiesta ni al gremio de los hosteleros. Pero les daba igual. Se la sudaba. Estaban ya de vuelta de todo. A ” Cabezudos” no los ganaba nadie y sin desparramar ni una sola gota de los katxis, eran capaces de brincar y bailar mejor que los “Gigantes” al compás de la música que ” La Pamplonesa ” tocaba cada mañana en ” Las Dianas”.

Bien entrada la noche, con muchas horas ya de juerga a cuestas, mucha txaranga y fanfarria en sus cuerpos serranos, sus cabezas empezaban a dar más vueltas que “La noria” y a escuchar más ruidos que si estuviesen en el centro de ” Las barracas”. Uno a uno, comenzaban entonces a entonar apesadumbrados el ” Pobre de Mí” y sin “Mulillas” ni ” Autos de Choque” que los transportasen, regresaban danto tumbos a sus domicilios. Nada más llegar, por lo general, se acercaban sin demora al baño para sacudir algún que otro “Estruendo”, echar más chispas que el ” Torico de fuego” y desplegar alucinantes colecciones de “Fuegos artificiales”. Meter dinamita y pólvora en el cuerpo durante todo el día es lo que tiene, que por algún lado tiene que salir.

Al día siguiente, 7 de Julio, cuando despertasen, los Sanfermines habrán concluido para ellos. Resacosos perdidos, serán felices. Inmensamente felices. Un año más lo habrán logrado. Habrán disfrutado a tope de otro magnífico seis. Lo habrán dado todo. Habrán muerto con las alpargatas puestas. Para eso son unos castas a más no poder. La mar de sanfermineros. De Pamplona de toda la vida. Seis chicarrones del Norte. Uno menos que los siete. Los seis magníficos. Inigualables. Una cuadrilla singular.

 


Desenfreno

Esta foto describe perfectamente el momento previo al inicio de los sanfermines. Empujones, contacto, roce, humedad, kalimotxo, sangría, cerveza, claustrofobia, ilusión, alegría, cada individuo en su dosis particular, los hay que lo “sufren” hasta que logran salir de la plaza, pero la gran mayoría se siente impaciente e ilusionado por el inminente comienzo de la fiesta. Y sobre todo, que no falte un gran trago de sangría.

 

foto-graciosa-san_fermin_festival-2012-chico-bebiendo-garrafa-vino-garrafon