Actos


X Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Abierto el plazo para participar en el X Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Las propuestas pueden presentarse hasta el próximo 31 de mayo de 2018 a través de www.blogsanfermin.com/inscripcion/

Como es tradición en el mes de mayo, tiene lugar una nueva edición del Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín, que el 1 mayo abrió el plazo para presentar propuestas para su décima edición. Podrán presentarse a concurso obras cuya extensión no sea superior a las 204 palabras (horas de duración de las fiestas) y que tengan como temática las fiestas de San Fermín. Deberán ser remitidos a través de la página web del organizador, Blog San Fermín (http://www.blogsanfermin.com/inscripcion/), en alguno de los tres idiomas oficiales (castellano, euskera e inglés) antes del 31 de mayo de 2018.

El Certamen de Microrrelatos fue declarado en 2010 Actividad Cultural de Interés Social por parte del Gobierno de Navarra. Además, dispone del sello MECNA, que distingue las actividades culturales susceptibles de recibir donaciones para su patrocinio.

El fallo del jurado tendrá lugar el 22 de junio en el Palacio de El Condestable de Pamplona. Además, un año más retransmitiremos el acto en streaming para que lo puedan seguir desde todo el mundo.

La organización ha configurado tres primeros premios desglosados de la siguiente manera: para el ganador un premio por valor de 1.000 euros, el segundo premio por valor de 450 euros y el tercer premio por valor de 250 euros (todos ellos compuestos por metálico y productos de los patrocinadores).

Una vez finalizada la edición del certamen se editará un libro con los 10 relatos ganadores traducidos a los tres idiomas del concurso. Dicho libro se repartirá de forma gratuita en locales hosteleros, librerías, bibliotecas, etc. Aquellas obras que no accedan a la selección final serán publicadas en blogsanfermin.com, Internet y en las redes sociales Facebook y Twitter del certamen.


Fin de semana intenso 1

Dos de febrero, escalera; tres de febrero, San Blas; cuatro de febrero, coros de Santa Ageda.

Sí, señoras y señores, fin de semana intenso el que hemos pasado en un Casco Viejo amenazado por una nieve que apenas ha aparecido y por un frío persistente.

En nuestro barrio, al segundo peldaño de la escalera le sucede la festividad de San Blas, con sus caramelos, sus roscos y sus txantxigorris en el mercadillo de la plaza de San Nicolás. Al tratarse del fin de semana anterior al de carnaval, este año ha coincidido con la fiesta de caldereros, con lo que no ha resultado difícil cruzarse con cuadrillas de cíngaros y cíngaras por nuestras calles.

Y en una tarde fría de domingo bonito, los coros de Santa Ageda han recorrido el barrio, con unas voces estupendas detrás de su farolillo.

Ha sido un buen fin de semana de actividades tradicionales y entrañables, caseras, muy alejadas del ocio industrializado que nos han impuesto en el Casco Viejo en los últimos años.

Ha sido bonito, sí.

Ya llegarán días peores.


Los sanfermines, ¿la Fiesta más segura?

Una fiesta de éxito es aquella a la que acude mucha gente. Pero el Éxito de verdad se alcanza cuando esa fiesta la puedes disfrutar desde la tranquilidad que te da la seguridad.

Los factores multitud y seguridad forman una combinación inversamente proporcional, de forma que cuanta más gente esté presente en un acto, mayor es la dificultad para mantener el nivel de seguridad.

Desde el Ayuntamiento informan que este año han participado más de un millón y medio de personas en los diferentes actos municipales y no municipales. Creo que con esta información, el éxito respecto a la multitud está acreditado.

Respecto a la seguridad, ese año se podía considerar como año singular por diferentes circunstancias.

En primer lugar existía una vertiente internacional, ya que al ser unas fiestas multitudinarias podían ser objeto de atentados. En este aspecto ha sido un éxito. La presencia policial en las calles, la colocación de bolardos en calles estratégicas, el bloqueo de calles utilizando camionetas o camiones transmitió una sensación de seguridad que era totalmente novedosa. Todos estuvimos de acuerdo en la necesidad de esas medidas de seguridad. La verdad es que existió una convivencia de respeto que era impensable en otros años. Una gran labor.

En segundo lugar estaba la vertiente nacional, que  tenía puesto el foco en las agresiones sexistas. Según los datos oficiales, se han producido 2 agresiones sexuales y 12 abusos sexuales. En las mismas fiestas se detuvieron a 11 hombres por estos hechos. Sin duda, las agresiones sexuales son algo que todos debemos lamentar. El único número aceptable respecto a agresiones o abusos sexuales es cero.

No obstante hay que destacar que tenemos por delante un futuro prometedor, no solo por los resultados, sino por el movimiento social de repulsa y denuncia que se ha generado. Esto es lo más importante ya que este es el camino que marcará el futuro año a año.

Creo que Pamplona, con su Éxito, ha dado un ejemplo y ha puesto el listón muy alto a otras fiestas de éxito.

Ambas vertientes hacen de las fiestas de San Fermín una de las más seguras que tenemos.


¿Quién tirará el chupinazo?

Cuando empieza a colocarse el vallado del encierro, y se anuncia el Cartel de la Feria del Toro y la Tómbola funciona a pleno rendimiento, y empieza a oler a toro, es porque ya falta menos para San Fermín. La gente ya tiene las reservas hechas para los almuerzos y comidas, y el abono reservado (en algunas peñas con lista de espera). El programa vio ayer la luz y los escaparates se han llenado de blanco y rojo. Por no hablar del Fallo del Certamen Internacional de Microrelatos. Está casi todo listo a falta de que el viernes se anuncie quien será el encargado de lanzar el chupinazo.

Y sobre este asunto y su elección es de lo que quiero hablar hoy. Que fueran los concejales del Ayuntamiento, por concesión del alcalde, quienes por turnos tuvieran el privilegio de lanzar el chupinazo era algo que no gustaba a la mayoría de la población, que entendía que había gente que había hecho más méritos para lanzar el chupinazo que alguien que fue elegido en las urnas. El Ayuntamiento de Asirón decidió cambiar esto y lo dejó en manos de la ciudadanía. Se creó la Mesa General de los Sanfermines, formada por 60 asociaciones. Serían ellas las que presentarían candidaturas y de entre todas, 5 serían  las candidatas a lanzar el cohete, siendo los empadronados en Pamplona mayores de 16 años los que decidan.

Y a partir de aquí llegan mis dudas. Ya sé que son muchas las asociaciones representadas, pero no entiendo que yo de manera particular no pueda presentar una candidatura. Solo los que componen la Mesa pueden hacerlo. Otra pregunta que me hago es por qué este año solo hay cuatro candidaturas. La página web del Ayuntamiento dice que serán 5 las candidaturas elegidas. ¿Entre 60 asociaciones no han conseguido encontrar a 5 candidatos merecedores de lanzar el chupinazo?

Yo personalmente prefiero que el chupinazo lo lance una persona física. El año pasado de las seis candidaturas solo una no fue una asociación o grupo. Y casualmente salió elegido. Parece que para la Mesa de los Sanfermines este año no hay ninguna persona que haya hecho méritos a lo largo de su vida en el ámbito social, académico, científico o cultural suficientes como para empezar las fiestas. Me cuesta entenderlo.

Para acabar os animo que votéis. El jueves acaba el plazo y el viernes sabremos quién es el ganador. Aunque ayer leí que el alcalde se reunió con representantes de las cuatros candidaturas, creo que han pasado bastante desapercibidas. Podréis votar entre la Asociación Andrea-Lunes Lilas, Euskal Herriko Bilgune Feminista, DYA y Pamplona-Iruña Ciudad de acogida. Yo valoro el trabajo que hace cada una de ellas, pero me cuesta creer que no haya personas o asociaciones que por su trabajo e historia sean más representativas de Pamplona y de los Sanfermines. En cualquier caso y tal y como pasa con el Cartel anunciador, pedimos poder votar, pero luego votamos cuatro. El año pasado El Tuli se llevó 3.960 votos. Este año la semana pasada habían votado 5.400.

Enhorabuena al elegido y Felices Fiestas a todos


Y nos volveremos a ver

Que los navarros somos gentes de costumbres es algo de sobra conocido. Y como no puede ser de otra manera, durante los Sanfermines dichas costumbres se repiten año tras año. Esta Semana Santa visitó Pamplona un amigo catalán al que solo había visto durante las fiestas. Lo primero que me dijo al verme fue: Que raro se me hace verte si no es en la txuletonada del día 8 de Julio. Y es que muchos años nuestras actividades sanfermineras son las mismas y en los mismos sitios.

Muchos llevamos años celebrando el almuerzo del 6 en el mismo sitio. Y generalmente el resto de cuadrillas con las que compartes el momento también son las mismas. La primera copa tras el almuerzo suele ser en el mismo bar todos los años y la gente que hay alrededor también. Repetimos todos los años el lugar de reunión con la familia para ver la procesión y el bar del primer pote. El menú de la comida del 7 no ha cambiado desde hace años. Por no hablar de las canciones de la sobremesa.

El patxarán para ir a los toros en el bar de siempre. En los toros, las mismas cuadrillas en las mismas localidades. A la salida de los toros, y si no sales con la peña, todas las cuadrillas tienen su bar fetiche. El dimasu, el día de la peña, el del jumelage con otras sociedades…El día de la marmota durante todos los años y siendo todos los días distintos. La ventaja que tiene todo esto es que difícilmente uno se puede perder.

Y quien no se ha llevado un sofocón cuando ve que uno de sus lugares de reunión, al que solo va durante los Sanfermines se traspasa o cierra por jubilación. Esto suele generar una sensación de cierta ansiedad en las cuadrillas: La búsqueda de un nuevo garito. Pero esto será tema para otro post.