Archivo por meses: Ene AM


Enero 2016

paréceme que la ciudad entera se encuentra en saldos y rebajas           sabemos que las prisas son malas consejeras y algunos infantes con sus princesas      en medio de la tragedia por haber llegado tarde al último estante                          quedan olvidados entre los resortes de los últimos vestigios ofertados                               cuando la alarma estremece los sentidos       voces de socorro y asustadas buscan el milagro del postrero encuentro                             las lágrimas de los perdidos se mezclan con el susto de sus bienhechores progenitores                    todo se compra y se vende        nada queda al margen del poder monetarista                 y se acaba por dudar de si también las sonrisas complacientes que alegran inusitadamente la tensa espera     no estará incluida en el precio final de cada uno de los productos adquiridos                dejemos que la esperanza baile también en estos días de mercachifle


El Estruendo de Iruña, Peña sin subvención 1

Estos días pasados he estado viendo en televisión la celebración de la Tamborrada de Donosti. Para la mayoría la fiesta más importante de la ciudad. Y recordaba como un amigo me decía que había un acto durante los Sanfermines que le recordaba a la Tamborrada. Y que no le gustaba porque era un desfile muy organizado, con una persona dirigiéndolo y sin la improvisación de los primeros años. Muchos habéis participado en él y todos lo conocéis y tendréis vuestras anécdotas. El acto es El Struendo, y esta es la historia de cómo se inició.

Cuentan los libros que el primer año en el que se celebró fue en 1964, y que fueron los iniciadores varios socios del Irrintzi y gente ligada a ellos en las meriendas de los toros. La idea era hacer una juerga, meter ruido, salirse de lo normal. Aquella peña sin subvención tenía también algo de reivindicativo,  de ir contra lo establecido y de lucha contra las prohibiciones. El día elegido tenía que ser entre semana para animar las calles los días que menos gente salía. Se debatió salir del Monas, pero al final el inicio fue, como lo es hoy en día Casa Marceliano. Bombos del Irrintzi, La Jarana y Alegría de Iruña, junto a alguno particular y a varios txistularis. A las 00:00 empezó el desfile por calles y bares (Baserri, Monas, Peñas, etc) y se fue uniendo gente a la comitiva consiguiendo el objetivo principal.

En 1.965 se oficializó. Durante los meses anteriores a las Fiestas los participantes del año anterior lo prepararon de forma más exhaustiva, pintando un cartel y encargándole a Bolobi que pintara un bombo con el nombre de la peña. Se pidió el bombo a todas las peñas y la presencia de algún txistulari. Año 1.965. Hora 23:59. Lugar: Casa Marceliano. Testigos de la primera salida oficial de la peña El Estruendo de Iruña, peña sin subvención. Hay que apuntar que aunque la salida fue en Sanfermines, fue en Septiembre de ese año cuando se constituyó y formalizó  la peña.

Los medios de comunicación de la época publicaban muchas de las informaciones referentes a la peña. Y con el paso de los años se ha convertido en un acto multitudinario al que  todo aquel que quiere hacer ruido se une con cualquier tipo de artilugio sonoro. El lugar de inicio y la hora siguen siendo la misma. El día varía año a año sin que sea fin de semana. Y acaba con todos los presentes cantando el Agur Jaunak. No hace muchos años ha empezado a realizarse también el Estruendo Txiki para que los más jóvenes vayan preparándose para el futuro. A pesar de haber cumplido ya 50 años es un acto popular que no está en el programa oficial.


ASMOAK – PROPÓSITOS 3

Empieza el 2016 y, con él, los propósitos del año nuevo.
Para cualquier persona estarían los típicos de, ir al gimnasio, hacer más deporte, dejar de fumar, comer más saludable, bajar unos kilos, dedicar más tiempo a su familia, o leer.

Pero para un buen sanferminero esto cambia.
Los propósitos del año son:

No faltar a ninguna cena de escalera.
Tener la ropa blanca comprada, probada y planchada antes del cinco de julio.
Acudir a la sidrería de la peña.
No coger el teléfono a la gente que te pide entradas para los toros a última hora.
Acordarte de pagar el abono en plazo.
Ahorrar para dejar pagados abonos, comidas varias y demás infraestructura previa.
Ahorrar para los días sanfermineros en sí.
No comprar más gorros, chapas, pelucas y collares en San Fermín.
Que durante las fiestas no falte en casa el kit médico (el tridente formado por fortasec, almax e ibuprofeno).
Recordar cenar los días de San Fermín.
Recordar que es malo mezclar.
Ser cariñoso con tu pareja los días previos a la fiesta para equilibrar las gaupasas sin permiso de días posteriores.
Reservar cita en un balneario el fin de semana siguiente a San Fermín.

A ver si conseguimos alguno de ellos.


Rebajas 1

Es época de rebajas. La gente circula por las calles bien amarrada a sus bolsas y las tiendas de ropa, muebles y calzado nos inundan con su publicidad. Es lo que tiene enero, después de la inflación navideña.

images

En Sanfermines pasa algo parecido. Nuestras fiestas suponen temporada alta para muchos negocios y de ahí que te encuentres precios disparatados en julio para según que cosas.

Pero también en esas fechas llegan los saldos. Una habitación en el hotel más lujoso de la ciudad nunca costará lo mismo el 14 que el 7 de julio.

Si quieres llevar a tus txikis a las barracas, ahorrarás mucha pasta si te esperas al día 15.

Los reventas que inflan los precios de las entradas para los toros los tiran si aún les queda papel una vez celebrado el paseíllo.

Algo parecido sucede con los vendedores ambulantes. He visto a gente hacerse con 20 pares de gafas un 13 de julio por el dinero que costaba uno el 6. Y hay también quien se espera al Pobre de Mí para proveerse de pañuelos rojos y ropa blanca para el año siguiente.

Y qué decir de la hostelería, que recupera los vasos de cristal y la cordura en los precios cada 15 de julio.

En definitiva, que San Fermín también es buena ocasión para cazachollos.

Si tienes vista y paciencia.

 


Embarque de Miura al amanecer 2

Los toros son grandes protagonistas de la fiesta, pero para que puedan serlo tiene que haber ganaderos que se encarguen de su cría, su selección genética, alimentación, entrenamiento (al menos para el encierro de Pamplona), cuidados veterinarios, apartado de los toros que formarán cada corrida, toros que serán previamente analizados por el «veedor» de la Casa de Misericordia y, si hay acuerdo, ser adquiridos para formar parte de los carteles de San Fermín.

Una de las labores más bonitas y de las más delicadas, es la del embarque de los toros que recorrerán la península de sur a norte. Os dejo con este bonito video en el que se ve cómo se realiza esta labor en la ganadería Miura, con toros que fueron lidiados en Pamplona.