Archivos anuales: AM


Se nos va 2.014

Pocas horas quedan para finiquitar este año 2.014 y dar la bienvenida al 2.015. Esperemos que el nuevo año os traiga lo mejor a cada uno de vosotros y cumpláis los objetivos y propósitos que os marquéis.

Abandonamos un año en el que los Sanfermines han estado marcados por el mal tiempo que no nos ha dado respiro y por la campaña de cocienciación contra las agresiones sexistas. Un año marcado también por el insuperable nivel de los lectores de un Certamen del Microrelatos que crece año a año. Y un año que acaba con la polémica suscitada tras conocer la noticia de la denuncia interpuesta contra un pastor que durante el encierro hirió a un corredor que estaba donde no le correspondía.

Empezaremos el año brindando en la primera cena de escalera por un año 2.015 en el que las cosas vayan mejor para todos y en el que podamos disfrutar de los mejores Sanfermines de la historia.

FELIZ AÑO!!!! URTE BERRI ON!!!!!


EL CHUPINAZO AL BALUARTE – TXUPINAZOA BALUARTERA 2

El ayuntamiento de Pamplona ha decidido trasladar el chupinazo al Baluarte.

Según la rueda de prensa de Enrique Maya, alcalde de Pamplona, los problemas ocasionados en los últimos años y una nueva normativa de la Unión Europea que entrará en vigor el año que viene, han llevado al ayuntamiento a realizar esta gran innovación en el programa festivo.

Enrique Maya, alcalde de Pamplona-Iruñea anunciando el cambio.

Enrique Maya, alcalde de Pamplona-Iruñea anunciando el cambio de ubicación del chupinazo.

Según una enmienda que ha sido aprobada recientemente en el parlamento europeo, los actos multitudinarios en espacios abiertos quedarán prohibidos por la imposibilidad de control y, el ayuntamiento, tras estudiar la nueva normativa ha optado por cambiar el lugar habitual ante el peligro de ser fuertemente multado. Aunque se barajó poner tornos en las calles adyacentes, los riesgos de avalanchas y la singularidad de las calles de Pamplona con muchas entradas hacia la plaza consistorial han inclinado la balanza por hacerlo finalmente en el Baluarte. Además, la precaria situación económica de la entidad municipal ha sido otro punto a favor, por el ahorro que supone a la arcas del propio ayuntamiento el cambio de escenario así como los ingresos que se obtendrán por la venta de entradas que se pondrán a la venta a partir del 2 de febrero coincidiendo con la segunda cena de escalera.

Dichas entradas valen 42 euros e incluyen el siguiente pack: derecho a asiento en la sala principal del Baluarte, copa de bienvenida de champán, y pequeño tupperware con un lunch con productos de la tierra. Por solo cinco euros más, también se podrá fotografiar con el encargado de tirar el chupinazo e inmortalizar este momento para siempre. Un grupo de ilustres fotógrafos elegirá una de estas fotos para ponerla en el calendario oficial de la ciudad.

Tanto la sala como el propio cohete se adecuarán al evento ya que la intención es darle un carácter permanente. Así, se abrirá un gran ventanal para que el cohete salga sin molestias de humo para los presentes y ya se ha hablado con la pirotecnia «ZAZ» (Zuoso Artifiziala Zara) de San Sebastián-Donostia para que el nuevo cohete se adapten al nuevo espacio.

Sala principal del Baluarte que tendrá una abertura en el techo tras las obras.

Sala principal del Baluarte que tendrá una abertura en el techo tras las obras.

La decisión ha causado gran revuelo en las redes sociales y ya se han anunciado actos de protesta al mismo tiempo que se empieza a hablar de chupinazos alternativos.


Los Corrales del Gas.

8 de Julio, Corrales del gas. Pamplona

12:00 PM.

25º.Sol en todo lo alto.

 

Don Eduardo aún no se ha recuperado de la impresión del último día. Eso de ver a su camada furibunda luchando contra el caos le ha dejado tocado. Gracias a Dios, ninguno de los seis bureles ha resultado dañado de gravedad. No así dos cabestros que perecieron en el fragor de la batalla, entre el torbellino de arena  y miuras.

 

Aún así, han tenido que apartar a Minutón del resto de la manada. De otra manera, habría acabado con sus hermanos. Aún no alcanza a entender el porqué de su comportamiento. Apenas ha querido probar bocado desde entonces .Don Eduardo y Minutón. Almas gemelas. Mortales ambas.

 

Para gemelas mortales el pechamen de la francesa, sonrió para sus adentros, mientras aspiraba el habano… Aún le parecía verla en la balconada de los corrales, ajena al espectáculo. Y aquellos ojos verdes, fríos y atemperados. Era tan real su presencia que juraría que aún la podía ver, con su vestido verde y grana, a juego con los colores de la ganadería.

 

Estupefacto, contempló no sin incredulidad y enfado que, en efecto, ella permanecía de carne y hueso en este mediodía, en los corrales del Gas, a escasos cinco prudentes metros de él.

 

-Bonjour, Don Antonio- asestó Melisse condescendiente.

-Buenos días señorita- respondió inquieto el sevillano, asintiendo con su sombrero.

 

Esta vez no estaba escoltada por el inquietante personaje del sombrero y que tan extraña pareja hacía con ella. Tampoco llevaba su añorado vestido  pero si otro color carmesí que lograba el mismo efecto hipnótico. Una pamela del mismo tono lograba una  tremendísima sombra que ocultaba su rostro del descarado sol, desbordando clase de manera demencial. El humo del cigarrillo aún le daba un aire más inquietante. Galoise frente a cohiba, cara a cara, en un palmo de terreno.

 

-Tengo un mensaje para usted Don Antonio- ahora sí que le brillaban los ojos.

-Me va usted a desgastar el nombre- respondió el mayoral, notándose la boca seca.

-Tengo que ver al toro de ayer- otra vez el humo francés abofeteando su rostro- la cosa, como dicen ustedes, va con él.

En cualquier otra ocasión Don Antonio le habría mandado a freír espárragos pero se sorprendió a sí mismo contestando sin pensar.

-Eso ya lo veremos; vamos, está aquí cerquita. Además, llega usted a tiempo, hay que darle de comer y beber.

-¿A quien de los dos?-el perfume francés que envolvía al bombón gabacho era de los que no se apagan en tres días.

 

Eso sí que era una media verónica y no lo que hace Morante, musitó para sus adentros.

 

– Si aprende usted a comportarse- replicando al quite -podrá hacerlo con ambos.

-Pourquoi pas- terminó el lance de manera afrancesada.

 

Descendieron por unas escaleras de caracol, de tal manera que, sin querer queriendo, chapuliando, pudo contemplar unas infinitas piernas apegadas a unos zapatos de agujas prominentes. Su estruendo llegó con facilidad al corral donde Minutón, de pie, les aguardaba.

 

-Cuidado señorita, está usted pisando terreno peligroso.-Quítese el sombrero, aquí no tiene sentido.

 

Bajo el tejadillo de los corrales, de pie, Minutón, salinero, mortal de necesidad, les contemplaba con la cabeza erguida, abriendo sus conductos nasales de tal manera que parecía inhalar los aires de la provenza francesa. Ellos, detrás del burladero, apretados, justo asomando los ojos, contemplaban como el burel despreciaba el pienso y el agua que calladamente le habían colocado a su vera, vigilándoles de manera siniestra, a la distancia, esencia miuresca.

 

-Hay un complot para cometer un atentado el último día de sanfermín, y ese toro formará parte del engranaje-le susurró a la oreja.

-Explíquese más, mademoiselle, que no le entiendo Na.

-No sé nada más, tan sólo he venido a prevenirle.-contestó volviendo a su hieratismo inicial.

 

Don Eduardo, quitándose el sombrero, se colocó en el sitio preciso. Ahora sí que tenía rabia por dentro. Notaba las venas hinchársele en la testa y en la siniestra. Ganando más, como siempre, la siniestra, extendió el brazo, rodeando el curvilíneo cuerpo y le lanzó un beso proveniente de lo más recóndito de la dehesa sevillana, con cumplida destreza y puntería.

 

Las décimas de segundo se convirtieron en largos y húmedos segundos. Esos segundos, en  alargado minutón. Éste, largo, lascivo, hierático, silencioso, salinero y mortal, al lado, forzando el trío más inusual que se ha visto al oeste del Arga. En los corrales del gas, el tercio permanece sanfermineramente acorralado.

 

 

(Continuará…)

 


Lucha grecorromana, lucha libre y boxeo 1

¿Lucha y boxeo en San Fermín? ¿Eso no lo hacen los cafres cuando van «contentos»? Pues sí, aparte de los cafres hubo un tiempo en el que, tal y como nos ilustra Arazuri, se realizaron combates de las diferentes modalidades como espectáculo en plenos Sanfermines.

Todo arranca con un forzudo de Urdiain, Javier Ochoa, alias el «León Navarro», que fue campeón de España, de Europa y del Mundo de lucha grecorromana. Para que nos hagamos una idea de la fuerza de este paisano, trabajando en las obras del Plazaola ganaba doble sueldo ya que era capaz de llevar los raíles él solo, siendo necesarias dos personas para el mismo trabajo y transportaba los sacos de dos en dos. Emigró a Buenos Aires y un buen día presenció el descarrilamiento de un tranvía tirado por caballos. El tiro era incapaz de reponerlo en los raíles y el bueno de Ochoa, ni corto ni perezoso, se puso a empujar con su espalda hasta que, en pocos minutos, lograron acomodarlo de nuevo a la vía. Ante la demostración de fuerza, un señor elegantemente vestido le dio su tarjeta para entrevistarse con él y lo introdujo en el mundo de la lucha grecorromana. Únicamente perdió ocho de los mil quinientos combates que peleó. Su hijo, Victorio, heredó su apodo y también fue campeón de España, Europa y del Mundo.

Durante las noches de las fiestas de 1913 se organizaron en el Euskal-Jai varios combates de lucha grecorromana, destacando los siguientes: día 7, el ruso Max Galant derrotó al alamén Breitman, Ochoa venció a Müller en ocho minutos; día 8, Ochoa ganó a Krawatski, el 9 a Max Galant, el 11 a Mamudof y el 12 a Mikalowitch.

En 1914, Ochoa ganó a Zarandona «el Caminero» y a Raku. Al final estos dos últimos levantaron una piedra redonda de 140 kilos.

En 1916, Ochoa aceptó un desafío del Campeón del Mundo Petersen añadiendo «… a que no me vence en cuarenta minutos de lucha», condicionando que el combate se celebraría en Pamplona y con una bolsa de mil pesetas. El combate se celebró en el Euskal-Jai, de noche y con llenazo hasta la calle, cada ocho minutos de lucha se concedían dos de descanso y al finalizar los cuarenta minutos, descontando los descansos, Petersen no logró vencerlo.

De 1949 a 1954, se celebraron durante los Sanfermines combates de lucha libre a la americana, alternando Plaza de Toros y frontón Labrit, en los que compitieron los hijos de Javier Ochoa, Antonio, Francisco y Victorio. Esta modalidad se recuperó en la década comprendida entre 1967 y 1977, celebrándose en la Plaza de Toros.

También, para no privarnos de nada, en dos fiestas se celebraron combates de boxeo, una en 1926 con Paulino Uzcudun contra William, que resultó un éxito y en 1969 Urtáin contra el campeón de Holanda Van Duivenbode que acabó con bronca a los gritos de tongo, tongo.


Una de regalos

Estos días prenavideños son estresantes. Compras, cierres de año, ajuste de agendas y pensar en el menú de la primera cena de escalera de 2015.

Pero este año, al menos, si en casa tienes mozopeñas o mozapeñas, simpatizantes, exsocios, exsocias o simplemente gente chalada por San Fermín y sus peñas, el regalo lo tienes fácil

Peñas de Pamplona, una historia viva, si son castellanoleyentes o Iruñeko Peñak, historia bizia si son euskaldunes, te hará quedar como el mejor de los Reyes Magos o el más gordo Olentzero.

Desde 1930 hasta 2013, 560 páginas en color, casi 900 pancartas de peñas recopiladas y más de 400 fotografías (la mayoría inéditas).

Además, los dibujos de Txema Esteban o César Oroz, los textos de Pello Guerra, Carlos Erice Azanza, Enrike Huarte o Roldán Jimeno y las fotografías de todas la épocas, acompañan a las pancartas clásicas de Ardanaz, Balda o Labayen y a los resúmenes de noticias y actividades que las peñas generaron cada año.

Por otra parte, las fuentes de donde se han obtenido datos y documentos no pueden ser más variadas, desde los archivos de nuestras 16 peñas al Museo de Navarra, pasando por el Archivo de la Casa de Misericordia, el Municipal y las hemerotecas de Diario de Navarra, Diario de Noticias, Navarra Hoy, El Pensamiento Navarro, Egin y una decena de periódicos más publicados en nuestra tierra en los últimos 100 años.

Pues eso, que este año lo tienes fácil.

Consíguelo en tu peña, con descuento, o en las siguientes librerías de la ciudad:

  • Librería Abarzuza.
  • La Casa del Libro.
  • Elkar.
  • Gómez.
  • Souvenirs Estafeta.
  • Karrikiri.
  • Librería Istúriz.
  • Librería Arista.

 

Feliz Navidad y próspero Año Nuevo.

Eguberri ta Urte Berri On!

portada