Y nos volveremos a ver

Que los navarros somos gentes de costumbres es algo de sobra conocido. Y como no puede ser de otra manera, durante los Sanfermines dichas costumbres se repiten año tras año. Esta Semana Santa visitó Pamplona un amigo catalán al que solo había visto durante las fiestas. Lo primero que me dijo al verme fue: Que raro se me hace verte si no es en la txuletonada del día 8 de Julio. Y es que muchos años nuestras actividades sanfermineras son las mismas y en los mismos sitios.

Muchos llevamos años celebrando el almuerzo del 6 en el mismo sitio. Y generalmente el resto de cuadrillas con las que compartes el momento también son las mismas. La primera copa tras el almuerzo suele ser en el mismo bar todos los años y la gente que hay alrededor también. Repetimos todos los años el lugar de reunión con la familia para ver la procesión y el bar del primer pote. El menú de la comida del 7 no ha cambiado desde hace años. Por no hablar de las canciones de la sobremesa.

El patxarán para ir a los toros en el bar de siempre. En los toros, las mismas cuadrillas en las mismas localidades. A la salida de los toros, y si no sales con la peña, todas las cuadrillas tienen su bar fetiche. El dimasu, el día de la peña, el del jumelage con otras sociedades…El día de la marmota durante todos los años y siendo todos los días distintos. La ventaja que tiene todo esto es que difícilmente uno se puede perder.

Y quien no se ha llevado un sofocón cuando ve que uno de sus lugares de reunión, al que solo va durante los Sanfermines se traspasa o cierra por jubilación. Esto suele generar una sensación de cierta ansiedad en las cuadrillas: La búsqueda de un nuevo garito. Pero esto será tema para otro post.


La Plaza de la República

No me lo puedo imaginar. En una Pamplona de principios del S.XX, quizás críos a la carrera por las calles gritando que el Rey se marcha, gente que lo oye desde la cocina, a través de ventanas y balcones. Quizás hasta hacía buen tiempo, como hoy. Gritos en los patios de luces. El Rey no se larga todos los días. Desde el 14 de abril hasta el 6 de julio de aquel 1931 tuvo que cocerse mucho jaleo político, pero con el día del Txupinazo decidieron aplicar un fiesta bai, política ez y al ajo. Eso sí, hicieron un hueco en la agenda para colgar el cartel de “Plaza de la República” en el salón de estar de Pamplona.

Lo cuentan todo AQUÍ.


IRUÑEA, CAPITAL MUNDIAL DEL ARTE – ARTE MUNDUKO HIRIBURUA

Hoy. Ese día en que Pamplona-Iruñea se convierte en la capital mundial del arte. Donde el carnicero, pasa a ser un especialista en tonalidades y técnicas. Donde el director de finanzas nos da una clase magistral sobre tratamientos para un buen diseño mientras afirma que su hijo de tres años presentaría algo mejor. Donde el vecino conoce las últimas tendencias pictóricas. Donde el tertuliano también entiende de composición. Donde el compañero de trabajo, de repente, conoce los aspectos crómaticos y la técnica de cada cartel. Donde el cliente del bar también entiende de tipografía y combinaciones artísticas, mientras comenta que los temas no están muy trabajados. Donde toda esa gente cuyo sentido en la vida es criticar se encuentra en su salsa. Ese día.
Y todo por esto:

Felices críticas y feliz elección.

Salud, kalimotxo y anarkía.


Historia de un secuestro.(VI) El Famoso Pimienta.

Sinopsis: Chapete, el Huracán de Bacalar, está secuestrado. Su futuro Suegro, Pepote Clim, mafioso mexicano y padre de su prometida Carlota, inicia una búsqueda en medio de los Sanfermines. Tras contratar al famoso Papytu, empieza la búsqueda, acompañado del temible Tiburón, lugarteniente de Pepote. De repente, el Famoso Pimienta aparece

9 de Julio 09:25 AM
Hotel Sancho Ramirez.
Suite 701.

Una rosca de churros de la Mañueta preside la mesa. El olor es inconfundible.

Es un momento peculiar, ya que han visto la enésima repetición del encierro. Esa que no pillan a nadie.

En esta mesa, peculiar, sí.

En un lado, Pepote Slim y Carlotta. Serios.

En el otro lado, amordazados, Papytu y Tiburón. Los han cazado como conejos. Vaya par de inútiles, piensa Don Pepote Slim.

Acompañando a los churros, hay cositas varias. Tequila, habanos, y una caja de marfil llena de esperanza blanca, muy valorada por alguno de los presentes.

El humo del Cohíba se hace anunciar antes que su presencia. Silencio en la estancia. Es el Famoso Pimienta. Además, no está para bromas.

-Sé dónde está Chapete,- inhalada de humo- También sé lo que está haciendo.

Murmullo en la suite. Algún vaso quebrado. Es el de Pepote. Nervioso.

Humo, más humo, quitando el peso de la vida.

-Mi hija, vete a tu cuarto.

Carlotta, solícita, se levanta. Su rostro ha perdido el esplendor con el que vino a Pamplona, deviniendo en unos ojos acuosos subrayados por unas tremendas ojeras. Esto es lo que le rompe el corazón al mafioso mexicano y hace asomar el colmillo al Famoso Pimienta.

Después de la ausencia, la verdad. Si se puede decir así. Es su verdad .La del Famoso Pimienta.

Les muestra el nuevo video. Es un trenecito de gentes de todo pelaje en pelotas. En el medio el huracán de Bacalar, con un antifaz en los ojos para no ver nada. El tercer ojo sí que ve. Da y recibe. Hay alguno que hace de locomotora y hace Chuuuuuu Chuuuuu. Cuando menos peculiar.

-Un millón de dólares., dos botellas de tequila Don Julio blanco y una Caja de Cohíbas número siete .Ese es el precio de su yerno.

La apuesta irrumpe en la suite como un trueno. Estalla.

-No me chinges Pimienta…de esta se acuerda toda su familia.

-No me sea desagradecido Pepote. Si quiere tener a su hija contenta no tiene más que acomodarse. Además, que es para usted un kilo…pura propina.

Un carraspeo como respuesta.

-Y como lo hacemos.

El Famoso Pimienta muestra una sonrisa, aunque quizás tan solo fuera una mueca. Ya los tiene donde quería. No ha sido tan difícil. Cuatro billetes a los Petas, una vigilancia soterrada a Tiburón y Papytu .Lo que se dice coser y cantar.

-Mañana, cuando los Gigantes hagan su salida por el casco viejo. Ya les avisaré dentro del cual se producirá la entrega. Sí, he dicho dentro, donde van los porteadores. Allá donde estén. Por cierto, tengo entendido que a la tarde le toca torear al Huracán, de Bacalar. Si no siguen mis indicaciones, será tan solo brisa…

Pepote Slim no aguanta más e intenta alcanzar la pistola oculta debajo de la mesa.

-No hace falta las armas papito .El famoso Pimienta no las admite.

Una risa, ahora sí, resuena en la suite 701.

(Continuará)


Miscelánea sanferminera

Siete de abril, a tres meses del siete de julio y ya en la cuesta abajo hacia San Fermín. El pasado día cuatro, quienes así lo quisieron, celebraron la cuarta cena de la escalera. También ese día, en la ya tradicional misa de la escalera celebrada en la capilla de San Fermín, se procedió al traslado del morenico a su lugar habitual en dicha capilla que había estado de obras hasta fecha recientes. El día cinco finalizó el plazo para la entrega de los carteles de los que saldrá el que anunciará las fiestas de este año, elección que se realizará por votación popular de los ocho que habrán sido previamente seleccionados por un grupo de “expertos”. A la hora del cierre se habían presentado 358, a falta de recibir los remitidos por correo. Desde finales del pasado año ya conocemos las ganaderías que protagonizarán encierros y corridas. Y estamos a menos de un mes para comenzar a recibir microrrelatos. Esto va cogiendo ritmo y ya no hay quien lo pare.

Os dejo un vídeo de Eduardo Buxens con un resumen de la cuarta misa de la escalera publicado en Diario de Navarra el pasado día cinco.