Estadísticas del XI Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín 5

Hoy, 28 de mayo, a poco más de un mes para estar disfrutando los Sanfermines, tras el cierre de la inscripción el pasado día 26 y previo al fallo del jurado y lectura de los diez microrrelatos finalistas, que tendrá lugar el próximo 21 de junio, viernes, os presentamos los datos de esta XI edición:

Participación437 autores con sus correspondientes obras.

Procedencia16 países, desglosados de la siguiente manera:

CantidadPorcentaje
España36783,98%
Argentina204,58%
Colombia163,66%
Venezuela71,60%
Chile61,37%
México51,14%
Perú40,92%
Francia30,69%
Costa Rica20,46%
Italia10,23%
Gran Bretaña10,23%
Estados Unidos10,23%
Uruguay10,23%
República Dominicana10,23%
Alemania10,23%
Austria10,23%
Total Admitidos437

Desglose de España por provincias:

CantidadPorcentaje
Navarra17647,96%
Madrid3810,35%
Barcelona154,09%
Valencia/Valéncia123,27%
Zaragoza82,18%
Bizkaia71,91%
Alicante/Alacant71,91%
Salamanca71,91%
Valladolid61,63%
Sevilla61,63%
Castellón/Castelló51,36%
Ciudad Real51,36%
Santa Cruz de Tenerife51,36%
Cantabria41,09%
A Coruña41,09%
La Rioja41,09%
Asturias30,82%
León30,82%
Segovia30,82%
Córdoba30,82%
Gipuzkoa30,82%
Araba/Álava30,82%
Cáceres30,82%
Málaga20,54%
Huesca20,54%
Girona20,54%
Granada20,54%
Illes Balears20,54%
Tarragona20,54%
Huelva20,54%
Albacete20,54%
Badajoz20,54%
Cádiz20,54%
Teruel10,27%
Jaén10,27%
Palencia10,27%
Lleida10,27%
Burgos10,27%
Toledo10,27%
Pontevedra10,27%
Ávila10,27%
Las Palmas10,27%
Total España367

Idiomas:

CantidadPorcentaje
Castellano42497,03%
Euskara81,83%
Inglés51,14%
Total Admitidos437

XI Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Abierto el plazo para participar en el XI Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Las propuestas pueden presentarse hasta el próximo 26 de mayo de 2019 a través de www.blogsanfermin.com/inscripcion/

Como es tradición en el mes de mayo, tiene lugar una nueva edición del Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín, que hoy, día 1, abre el plazo para presentar propuestas para su décima edición. Podrán presentarse a concurso obras cuya extensión no sea superior a las 204 palabras (horas de duración de las fiestas) y que tengan como temática las fiestas de San Fermín. Deberán ser remitidos a través de la página web del organizador, Blog San Fermín (http://www.blogsanfermin.com/inscripcion/), en alguno de los tres idiomas oficiales (castellano, euskera e inglés) antes del 26 de mayo de 2019.

El Certamen de Microrrelatos fue declarado en 2010 Actividad Cultural de Interés Social por parte del Gobierno de Navarra. Además, dispone del sello MECNA, que distingue las actividades culturales susceptibles de recibir donaciones para su patrocinio.

El fallo del jurado tendrá lugar el 21 de junio en el Palacio de El Condestable de Pamplona. Además, un año más retransmitiremos el acto en streaming para que lo puedan seguir desde todo el mundo.

La organización ha configurado tres primeros premios desglosados de la siguiente manera: para el ganador un premio por valor de 1.000 euros, el segundo premio por valor de 450 euros y el tercer premio por valor de 250 euros.

Una vez finalizada la edición del certamen se editará un libro con los 10 relatos ganadores traducidos a los tres idiomas del concurso. Dicho libro se repartirá de forma gratuita en locales hosteleros, librerías, bibliotecas, etc. Aquellas obras que no accedan a la selección final serán publicadas en blogsanfermin.com, Internet y en las redes sociales Facebook y Twitter del certamen.


X Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

EL CAPOTICO DE SAN FERMÍN.

Rubén Mina Pérez

Siete de julio. Ocho en punto. Estallido del cohete que anuncia el comienzo del primer encierro de los Sanfermines. Los mozos, encomendados previamente al Santo, esperan ansiosos a los astados. Se abre la puerta de los corrales. En avanzadilla el séquito de cabestros protegiendo a los morlacos gaditanos de Cebada Gago. La suerte está echada.

Me apresuro, no sin dificultad, a salir lo más rápido que puedo al balcón del piso de mis padres. Vistas privilegiadas de la Calle Mercaderes y la curva de la Estafeta. Este año toca verlo y vivirlo desde otra perspectiva. Estoy postrado y no puedo disfrutarlo desde el asfalto.

Estamos en el balcón como sardinas en lata, gracias a mi aparatoso artilugio de dos ruedas. El bicho, como yo lo llamo, ha decidido dejarme por el momento de esta guisa.

Ya se acercan, los siento y en un abrir y cerrar de ojos pasan. Es curioso pero lo he vivido con la misma adrenalina y pasión de siempre como si estuviese en carrera. Y así es carrera continua contra el cáncer.

Fin del encierro. La emoción me embriaga. Noto las manos de mis padres en mis hombros. Miro al cielo y rezo. “Tocayo, gracias por seguir echándome un capote”.
 

CICLO EN BLANCO Y ROJO

Amaia Ambustegui Lapuerta

Unos regios gigantes me dieron ufanos la bienvenida con sus proezas giratorias. Pronto mi sonrisa fue llanto: tuve miedo a unas figuras cabezonas que atizaban a los de mi tamaño. Pero sentí la protección de un santo moreno que me sonreía y me calmé al instante.

A lomos de un caballo engalanado noté el calor, el olor animal, la raza. Y toqué al día siguiente otro de cartón, mitad equino, mitad hombre, cuya intención era asustar a niños y mayores. El ferial vespertino me recibía con música estridente y sirenas, luces de neón, remolinos y rifas y olor a comida.

A las diez con los amigos, las primeras veces en las primeras noches sin acompañamiento familiar. Fuegos y bocatas, excesos también. Bailé sin descanso, sin mirar el reloj y sintiendo cientos de miradas de otros tantos países. Algunos de aquellos ojos fueron mis cómplices y caímos sobre la hierba en un beso apasionado. Noches veraniegas, de diversión sin igual, daban la bienvenida al alba, a la carrera mañanera de seis astados y miles de inconscientes, al chocolate con churros y a la siesta diurna.

Volví a perseguir kilikis, con unos dedos diminutos enredados en los míos. Deseo que vivas todo lo que yo disfruté.
 

EL ICONO

Silvia Carpena

Aún quedaba un trecho hasta Pamplona. Yo iba poco a poco avanzando, cuidándome mucho de que no me descubrieran. Era un icono y no podía desaparecer de la noche a la mañana.
Apenas el viento notaba mis delicados meneos y, mientras tanto, la gente que pasaba a mi lado me saludaba, totalmente ajena a mi propósito.
He de decir que las noches me permitían más margen de movimiento. De repente, pasaba de estar en Tudela a mimetizarme con los molinos de viento cercanos a Olite.
Ya quedaba poco.
En apenas un suspiro abandonaría la carretera que me había visto nacer para llegar a la reunión anual más importante para mis parientes.
Tres kilómetros y llegaría.
A lo lejos, un niño en un monovolumen decía algo mientras me señalaba.
-«Mamá, ¿has visto a ese toro que lleva un pañuelo rojo al cuello? Parece que lleva prisa.»
– «Hijo, es un cartel con forma de toro gigante. Aunque pueda parecerte que se desplaza, no se mueve.» 


X Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

UN SUEÑO…

Héctor Alfredo Placenti

UN SUEÑO…
Estacionado sin prisa en la soledad de los recuerdos el actor, intenta recuperar el brillo protagónico del entrevero especial de una disparada taurina.
Domina la escena el empedrado de la calle de corrales y sueña. Sentirse vivo, eficaz, seguro en el visteo para eludir una lluvia repentina de cornamentas que lesione y erosione su piel como ayer…
Mansamente, procederá al masaje epidérmico. Lubricando su piel con ungüento espantosamente oloroso. Baba de búfalo viudo para aliviar dolores reumáticos. Eficaz medicina india. Para cumplir un sueño…
El hombre teje sus fantasías sabiendo que es su último viaje de sensaciones múltiples.
A la espera del chupinazo, recorrerá las calles patrullando una mirada cómplice que lo anime y acompañe. Vibrará con un encanto especial. La fiesta de San Fermín, en Pamplona, lo espera. Tal vez, el santo haga lo suyo…
La emoción, lo lleva nuevamente a esas calles. Donde fue feliz…
Y la felicidad, es un momento que se busca inmensamente desde la salida del sol, o en este caso, desde la suelta de los toros que correrán alocadamente a todos aquellos que festejan las andadas en Pamplona. Asoma el deseo de una fiesta multicolor que atrape corazones y emociones surtidas, como cuando niño…
ISIDORO GUIDROBROS.
 

DEMASIADO TARDE

Armando Aravena Arellano

Se lo había regalado hacía años. Había recorrido las tiendas más elegantes buscando el modelo preciso. Creyó que aquello podría ser la llave de la felicidad. Pero ella nunca quiso tomarlo en serio y sólo – no bien lo hubo observado con cierta desconfianza – lo introdujo en esos cajones, que suelen permanecer guardadas de por vida. Para ambos la escena solo quedó en el recuerdo.
Él fuera de haber preguntado dos o tres veces por el regalo definitivamente lo olvidó. Pero fue en aquel aniversario de matrimonio, que cada año coincidía con las fiestas de San Fermín que ella pensó que quizás pudiera ser una buena ocasión para usarlo.
Desdobló con todo cuidado el fino baby dall, que por tantos años había mantenido guardado. Luego se dirigió hasta la alacena y extrajo la botella de brandy. Se sirvió en una pequeña copa. Tras esperar algunos minutos se dirigió a la recámara familiar. A desnudez completa se calzó la sensual prenda y luego se asomó primero y después entró al dormitorio.
– Amor – llamó y luego procedió a dar unos pasos acordes al sentido de la prenda.
El anciano, que dormitaba, abrió apenas los ojos y luego se dio vuelta para seguir durmiendo.
 

CALLE PAULINO CABALLERO Nº9

Juan Antonio Ortiz Setién

-¿Aita tienes los ojos vidriosos? ¿no te pondrás a llorar?, estate tranquilo que lo voy a hacer bien, tendré mucho cuidado. -¿Sabes que esta faja perteneció a tu bisabuelo?, después la hemos utilizado el aita, yo y ahora te la cedo a ti. Y ¿sabes que ninguno de nosotros quería desprenderse de ella?, eso suponía ceder el testigo y… -Ya hemos tenido esta conversación otras veces papá. La llevaré con orgullo. -Qué pensarían ellos si te vieran? -Pues, creo que estarían orgullosos de verme correr con su faja, lo voy a hacer bien, confía en mí. -Claro que confío. Átate el pelo, que no te moleste durante la carrera. -Yaaaa papá, ya lo sé. -Anda dale un beso a tu aita y marcha, que se te va a hacer tarde hija. 


X Certamen Internacional de Microrrelatos de San Fermín

Rosa Iraizoz Turrillas

Faltaban apenas unos días para San Fermín!

De pronto escuché un ruido, parece que procedía del altillo de mi armario. Me subí en una silla y abrí la puerta.

Al hacerlo, una gran bolsa se precipitó sobre mi, al tiempo que se abría y desparramaba su contenido.

Pantalones, camisetas, fajas y pañuelos

Pero que pronto volvéis!, pensé, si parece que fue ayer cuando os recogí!

Miré las prendas y sonreí! Estaban todas! Las de mi marido, hijos y nietos.

Pensé, que como otros años, habría que correr algún botón, sacar más de un bajo y volver a intentar lo imposible,quitar las manchas que dejaron otros san Fermines pasados.

En ello estaba, cuando me di cuenta de lo afortunados que éramos!

Daba igual como estaban las prendas, lo importante es que estábamos todos los que nos las pusimos el año anterior!!

Nuevamente veré salir a todos de casa blancos y alegres.

Volverán las magras con tomate, el ajoarriero y con ellos la frase ¡MAMA QUE RICO ESTÁ!

Y yo les miraré orgullosa y les diré lo mismo de siempre. PASADLO BIEN Y HACÉDSELO PASAR BIEN A LOS DEMÁS !

¡VIVA SAN FERMÍN! 

ES ALGO NUESTRO, ES DE TODOS

Rosalía Otazua Aramendi

Aquí estoy, en medio de la plaza del ayuntamiento, apretujado entre tanta gente, en un vaivén involuntario, con el pañuelo levantado sobre mi cabeza esperando el gran momento, ese que no se puede describir, ese que hay que vivirlo, disfrutarlo, sentirlo; es tal la emoción, que no puedo contener las lágrimas de alegría, esas que desdibujan lo que me rodea, conviertiendo el escenario en un hermoso lienzo repleto de pinceladas rojas y blancas, de sonrisas; cierro los ojos y en mis oídos penetra el clamor de miles de personas que no pueden aguantar las ganas de soltar esos sentimientos que llevan dentro, acumulados durante el año, en una explosión sin igual, en un grito de libertad por sentirse vivos y desear compartir esa pasión incontrolable, contagiosa; Sanfermines es el estruendo del chupinazo, es el absoluto silencio del encierrillo, es la noche atravesada por esa carga de colores que rompen los oídos e hipnotizan el alma, es el olor de las flores, de la ropa blanca , el olor del miedo en el encierro, es el “carpe díem” de la juventud, la tierna nostalgia en los párpados arrugados, la ilusión en los ojos de los niños; es algo nuestro, es de todos. 

PANEGÍRICO

Isabel María Almagro Morillas

Mi corazón se oprime y sonrío diletante cuando Pamplona acoge con vehemencia el cántico que hace vibrar espasmódicamente a quienes sienten la llamada de san Fermín. Rostros acicateados presencian la fiesta rozagante que empapa de candor a un universo variopinto donde se arraciman indómitos corredores que exudan esperanza y pasión por el momento apremiante. Miradas rutilantes deslumbran en una mañana resollante; los aromas almizclados inundan las calles y se palpa la ilusión por sentir, vivir y cantar junto a aquellos que nos abrazan emocionados. Como un emblema enardecido que exhibe por bandera su tierra, moviéndose a un ritmo concomitante los brazos que saludan un año más. El rugir estentóreo que orgullece a su ciudad con la cadencia de un murmullo que aflora desde que tengo memoria. Luce, relumbrona, que anhelo por abrazarte, Pamplona.