Catwoman en Sanfermines 2

Paso a relatar un episodio ocurrido en los Sanfermines de 1993.

Uno de los último días de las fiestas de aquel año, sobre las siete de la mañana, hora en la que mucha gente se encuentra bailando en las dianas, otra mucha se encuentra haciendo tiempo para ver o correr el encierro y otra tanta vaya usted a saber a lo que se dedica, algunos otros como mi cuadrilla y yo nos encontrábamos en el bar Los Portales, sito en la calle Recoletas, tomando unos tragos y apurando la noche. El local, contaba con una barra cuadrada y un pequeño espacio al fondo, sitio éste donde nos encontrábamos.

De repente, surgida de la nada, apareció en ese lugar una morenaza espectacular, que con su altura, belleza descomunal y transgresora vestimenta acaparó en un instante la atención de todos los presentes. Vestida toda ella de negro, con sus ropas totalmente ceñidas a su escultural cuerpo y con unos zapatos rojos de tacón, la chica era de quitar el hipo. Nada más llegar, esa catwoman de carne y hueso se puso en medio de todos  los presentes y comenzó a bailar de tal forma que poco importaba que sus contoneos siguiesen o no el ritmo de la música que sonaba. Aquello era increíble. Para vivirlo. Semejante espectáculo uno no lo encuentra ni en las sesiones del Circo del Sol.

Cinco minutos después, se presentó su acompañante. No era ni Batman ni ningún otro de los personaje de la saga. Se trataba de un conocido jugador del Athletic de Bilbao, que iba vestido con unos pantalones vaqueros, una camisa amarilla y el pelo muy engominado. Conjuntado con ella, vestimenta tope sanferminera. El susodicho, se colocó frente a ella y empezó a bailar a su son, montando a partir de entonces ambos un numerito del que omitiré los detalles aunque próximo al verbo empleado, pero que conforme pasaba el tiempo, hacía pensar a casi todos los asistentes que aquella escena que estábamos contemplando no era improvisada ni casual, sino que más bien respondía a una estrategia preconcebida de ambos personajes que querían vivir sus particulares sanfermines a costa de regodearse de todos nosotros. Por ello, en nuestro caso, dejamos pronto de hacerles caso y volvimos a rendir tributo a un catxi y entonar a grito pelado el himno de Osasuna, por aquello de la consabida rivalidad con los leones.

A las cuarenta y ocho horas del suceso, vimos en la portada de un diario deportivo al jugador en las rocas de una playa ibicenca, disfrutando de las vacaciones junto a un par de amiguetes, relajándose y reflexionado acerca de su posible fichaje por el Real Madrid, hecho que sucedería unos días más tarde.

De la catwoman, ni rastro hasta el día de hoy.


Blue Lips 1

 

Muchas veces en este blog se ha hablado de la bibliografía y cinematografía relativa o dedicada a los Sanfermines. Y hemos comentado lo poco que se ha escrito sobre el tema. Una fiesta como los Sanfermines, con tanto movimiento, tanta vida, tanta luz, es el escenario perfecto para desarrollar tramas, intrigas o comedias.

Y eso ha debido pensar la gente encargada de Blue Lips. Blue Lips es una película dirigida por 6 directores diferentes que cuentan seis historias diferentes de seis personajes diferentes pero que tienen un nexo común: Esas seis historias acaban entrelazando a sus personajes en las fiestas de San Fermín, siendo las fiestas el decorado perfecto para la película.

Os dejo la página web para que os informéis y el tráiler de la película que se estrenará el 7 de Noviembre.

http://www.bluelipsthemovie.com/bluelips/

 


BERRIRO – DE NUEVO

Y un año más llegamos a estas fechas. Hemos superado la etapa de recoger la mochila con la toalla de la piscina. De hacer la colada final de bañadores. De esconder los pantalones cortos y sandalias para sacar los jerséis. De guardar definitivamente la ropa blanca tras algún escarceo por fiestas de pueblos. Otra vez ha pasado el verano. Rápido. Cada vez más.

Y llega el otoño. Los horarios vuelven a estabilizarse. Los propósitos del nuevo curso todavía siguen intactos. Vuelve blogsanfermin. En el trabajo compruebas al poner la fecha que no falta nada para que empiecen las cenas de escalera. Y deduces que empezarán las fiestas en la peña de las que no te puedes desprender. Y entraremos otra vez en el tornado pre-sanferminero que nos terminará engullendo el día seis de julio. Y te preguntas cómo será el año que viene. Demasiado pronto para saberlo, concluyes. Aunque intuyes que será diferente. Tiempo al tiempo, aunque eres consciente de que, este, cada vez pasa más rápido.

Un placer estar aquí de nuevo con todos ustedes.

¡¡¡Salud, kalimotxo y anarquía!!!


El «hater» de la feria del toro 4

El hater  En el mundo de las redes sociales  se les llama “haters” (del inglés “odiadores”) a aquellos personajes que pululan por las redes sociales ciscando a diestro y siniestro con mala leche y amargura. Son personas en estado de cabreo perpetuo a las que el anonimato o la impersonalidad del medio les hace soltar sapos y culebras en ciento cuarenta caracteres. La gente famosa, su rival futbolístico o sus antagonistas políticos suelen ser blanco de sus iras.

Como uno no se mete mucho a Twiter durante los sanfermines, no sabe si habrá muchos “hater” de nuestras fiestas, imagino que surgirán de manera proporcional a la fama o difusión de estas. Se lleva mucho lo de escribir, aquí te pillo, aquí te mato, desde un teclado táctil.

Pero hoy no toca hablar de un “hater” anónimo o de redes sociales.  Sino de un nota que odia la “Feria del Toro” y larga los exabruptos con su firma o iniciales en negro sobre blanco. Es profesional de la información taurina. Para respetar su identidad, desde una entrada que se firma con seudónimo, no mencionaremos su nombre.

El odiador ha largado contra la Meca, el encierro,  el Ayuntamiento, los ganaderos, los veintemil espectadores de la plaza y contra el resto de los pamploneses. Le faltan amigos y le sobran gatos. Pero sus escritos, bien porque los lectores no van más allá del primer párrafo o porque directamente cambian de página, pasan absolutamente desapercibidos.

Ha especulado sobre planes para eliminar la lidia en beneficio del encierro, ha invocado a los matadores a trincar más dinero de una institución benéfica, ha insultado literalmente a los espectadores. Pero lo mejor ha sido, para jodienda de este Iznogud,  que casi nadie se ha enterado de los espumarajos que espurre.

En la imagen se adjunta el párrafo de un artículo suyo firmado en julio de 2013. En un semanrio taurino. Hablaba de una corrida en Pamplona. No lo firma un animalista. No lo firma Eugenio Noel ni “Pármeno”. Lo firma alguien que vive por y para la difusión de la tauromaquia y por cierto, a costa del erario público.

Qué putada le resultará tragarse por obligación la feria. Tiene que volver a casa cargadico de bilis todos los años.


Curiosidades sanfermineras de antaño 1

Buceando en los tres volúmenes de “Historia de los Sanfermines” del gran José Joaquín Arazuri, uno se encuentra con actos que se celebraban en los Sanfermines de antaño y que hoy no tendrían encaje. Esto es indicativo de cómo hemos ido cambiando. Aquí van par:

  • Travesía del Arga. Se celebró durante veintidós años de mediados del pasado siglo y tenía unos 1.500 metros. Se celebraba el 6 de julio a la una de la tarde tras el txupinazo, con gran éxito de participantes y asistencia, ya que, según las crónicas, se llenaban las orillas del Arga de espectadores, puente del Plazaola, cuesta del portal Nuevo, Curtidores, plaza de la Virgen de la O, avenida de Guipúzcoa hasta el puente de Santa Engracia, incluso en “Vista Bella” . Adquirió el título “Nacional de 1ª categoría”, o sea que tenía su postín.
  • Tiro. Tiro pichón y tiro al plato, se celebró durante cuarenta y cinco Sanfermines, desde la primera mitad del pasado siglo hasta primeros de los setenta. Se celebraban preferentemente en los presanfermines, aunque también durante y después, ya que tenían su público. Los organizaban la Asociación de Cazadores y Pescadores de Navarra y tuvieron lugar en los terrenos del Amaya, en Burlada y en el Tenis. Las que se hacían en Sanfermines, se llevaban a cabo después del encierro.

En siguientes artículos iré publicando otras curiosidades que me llamen la atención.