Adultmines

En la edad adulta, de los veinticinco años a la vejez, ya seas solter@ o casad@, con pareja o sin pareja, con prole o sin prole también se pueden realizar muchas actividades y vivir multitud de experiencias durante los Sanfermines:

- Puedes pasar las mañanas en los Gigantes y Cabezudos y las tardes en Conde Rodezno intentando no perder a los hij@s entre esa masa en movimiento de niñ@s vestidos de blanco y rojo.

- Puedes transformarte en un crítico especialista de los fuegos artificiales.

- Puedes reservar cita para el día 15 en un centro de masaje, fisioterapia o balneario.

- Puedes tomar ciertos medicamentos por primera vez: almax, sal de frutas, fortasec……

- Puedes jurarte a ti mism@ al principio de las fiestas que de ese año no pasa sin asistir al apartado o al baile de la alpargata.

- Puedes decir adiós a la extra recién cobrada. Y si ya eres padre/madre, entrar directamente en quiebra y en la ruina más absoluta sin posibilidad de pedir rescate a la Unión Europea.

- Puedes darte cuenta que en la Plaza de Toros existen localidades de sombra para ver las corridas.

- Puedes pasarte la mitad de las fiestas lavando y planchando la ropa de fiestas de toda la familia.

- Puedes sentir el cuerpo raro al ver varios de los actos sanfermineros como el txupinazo, el encierro y la salida de las Peñas, y recordar como decía Induráin  ” hemos estado ahí “.

- Puedes armarte de paciencia y conocer tus límites si tienes que trabajar de cara al público durante las fiestas.

- Puedes tener que darte vidilla si quieres tener la opción de pillar pases para el encierrillo.

- Puedes llegar a sacralizar el almuerzo y posterior salida del día 6 con la cuadrilla. Aprovechas ese día para estar con tus amigos de siempre y para coincidir y departir con más gente que no sueles estar y es la única vez a lo largo de todo el año que te sientes joven de verdad, pensando que, arrugas y canas aparte, todo sigue siendo como en tus tiempos mozos.

- Puedes volverte cada vez más sibarita en cuestiones gastronómicas y etílicas: el sorbete sólo el de Gazteleleku, churricos únicamente de la Mañueta, ginebra, patxarán y whisky de marca por favor, calimotxo de cubata y no de granel,………..

- Puedes suspirar porque se te presenten más posibilidades de pillaje que el resto del año.

- Puede gustarte cada vez menos Pamplona durante las fiestas: cada vez soportas menos el agradable olor existente en la ciudad, cada vez observas más “patas” y conductas incívicas, cada vez te entran más ganas de irte de vacaciones el año que viene a otro lado……

- Puede gustarte cada vez más Pamplona durante las fiestas: cada vez te emocionas más en la Procesión, disfrutas más con los bailes de los Gigantes y Cabezudos al compás de los txistus y gaitas, la gozas con la visitica obligada a la capilla del Santo, participas activamente en los actos programados, alucinas con la dimensión internacional de las fiestas y de tu ciudad….

Cada vez está más cerca la vejez, pero en esa etapa, como veremos, también pueden hacerse muchas cosas en los Sanfermines.

 


¿Sol o sombra?

Que veinte años no es nada cantaba Gardel. Han sido más de 20 años los que sin fallo ha estado acudiendo un amigo mío a los tendidos de sol. Fiel a la Feria y fiel a su peña, en sus años mozos interrumpía las etapas del Tour para empezar a preparar merienda y cubos. En los últimos años abandonaba la sobremesa para repetir el ritual que tantos años atrás había empezado. El caso es que este amigo se retira. Él y su nevera caída en combate el 14 de Julio de 2.014.

El tema aquí es que se muda a sombra. Un solanero de pro, aficionado taurino, que ha despotricado contra la sombranera durante la mayor parte de su vida, ahora será uno de ellos. Otro amigo comentaba que eso era una retirada con deshonor. Que si dejas el sol dejas la plaza. Que o semos o no semos. Que los que pitan al alcalde no pueden estar con los que le aplauden. Que los del cubo de sangría no deben mezclarse con los del Moet. Y esto, en una cuadrilla sanferminera, crea una tertulia cubatera que ni en “ El gato al agua”.

Cada uno desde su experiencia defiende su postura. El que es aficionado a los toros y aunque empezó en la andanada de sol ha estado alternando tardes de clavel y puro con otros de sudor y roce. Está también el que sin ser aficionado, los toros no le desagradan. Empezó de joven en el sol, y a una edad prudencial se retiró para acudir de vez en cuando a sombra con la mujer o el suegro. Y también están los menos taurinos. Estos son los que nunca pisarán la sombra. Empezaron en sol, siguieron en sol y acabarán en sol. Reniegan de todo lo que tienen enfrente y tratan como desertores a aquellos que se cambian de bando. Son veteranos, curtidos en mil batallas, a los que ninguna de sus circunstancias personales ha conseguido alejarlos de los tendidos. Esto llevó al debate de si las peñas tenían que regenerar al personal y dar boleto a algún mítico mozopeña. Lo que nos llevó a la pregunta: Si los peñeros más veteranos dejaran de ir a los toros, ¿l@s soci@s más jóvenes ocuparían esas localidades?

P.D: Ya que hablamos de la Feria del Toro, este es el cartel que la anunciará este año. Como dato curioso, son doce los hierros que figuran en el cartel.

 

.cartel feria del toro pamplona


AFORTUNADO – ZORIONTSU

Me siento afortunado. Un tipo con suerte. Con suerte de haber nacido aquí y por ello, poder vivir mis Sanfermines de la manera en que lo hago.

Si fuese australiano, pensaría que lo mejor de la fiesta es tirarse de una fuente tal y como indicaba una folleto de una agencia de viajes en su portada.
También me entusiasmaría ir al cohete a echarme litros de sangría por encima y rebozarme de mierda en general.

Si fuese de Almería, pensaría que los Sanfermines son una orgía sexual donde todo vale, porque habría visto publicidad como esta:
seximin
Si fuese estadounidense, pensaría que para correr el encierro solo es necesario unas buenas zapatillas o unos pantalones de los que anuncian en anuncios publicitarios permitidos por las autoridades locales. Con ambas cosas puestas, ya no tendría miedo a nada.

Si no fuese de aquí quizá algún día alguien me regalarían un pack para ver el encierro junto a expertos en cornadas.
oferta
Compraría unos litros de sangría, kalimotxo o cerveza para tomármelos en el suelo con unos colegas y decir al día siguiente: ¡Cómo me lo he pasado en San Fermín!.
También podría quedarme en medio del recorrido del encierro justo en el lugar donde me dijo la agencia de viajes que era seguro mientras veía pasar a valencianos correr al lado del toro con una camiseta multicolor porque es la manera en la que se hace en su zona, sin respetar la manera de correr en Pamplona.

Aunque podría ser también uno de esos que pese a ser de fuera conocen perfectamente la fiesta y saben divertirse respetando a las tradiciones y a sus gentes.

Pero también podría ser uno de esos que lleva la faja dentro del pantalón vaquero, las chancletas con calcetín o una macro-txapela roja con una camiseta de “Hey, toro”.

Sí. Me siento muy afortunado.


Abril

El día amanece entre brumas parece que la mañana será lluviosa la representación de un ángel llega de visita a esta recatada ciudad el agua resbala por angostas escaleras cuyo perfil parece un cuatro encadenado a pesar del tiempo hemos llegado al ecuador nadie lo diría mas las cosas son así pasamos bajo palios infinitos que descargan sobre nuestras esperanzas todas las causalidades que podamos contar hemos cambiado de estación sin que ningún tren nos acerque o nos aleje de nuestro buscado final y hemos de seguir avanzando solos las palabras de los otros no nos consuelan todo queda por llegar aunque nadie lo ignore cada día son más las miradas intentando escudriñar entre los adoquines que conforman la carrera la forma el tono y el compás de la música carente de toda partitura resulta extraño comprobarlo la que yace en el recuerdo no nos da ningún consuelo como el agua del río que discurre indiferente hacia el olvido necesitamos verlo y sentirlo todavía quedan jornadas que cumplir cenas y palabras buscando la justificación para tanta osadía


En espera…

Buenos días, por encargo de Toko Toko, simplemente escribiros que la operación va bien y que le perdonéis el que no pueda escribir hoy. El Dr. Ganuza nos ha tranquilizado diciendo que la operación de espalda va viento en popa, y que volverá a bailar con normalidad. El post operatorio va a ser corto, y ya en breve empezará a ensayar, mientras tanto, los cuidados y los cariños no le faltarán por ningun@ de sus compañer@s.

Atentamente,

Braulia.